Los alimentos se compran al fiado (y se demora en pagar)

El informe de diciembre del Centro de Almaceneros señaló que las ventas al fiado aumentaron el 20% en relación a un año atrás y llega a ser el 36,7 de lo que se vende. Los incobrables son el 17,4%. Sigue bajando la venta de los productos más nutritivos, sobre todo proteínas y verduras, mientras sube el consumo de hidratos de carbono y alimentos de menor calidad.

 miércoles, 2-enero-2019

Los productos de la canasta alimentaria subieron más del 51%, por encima de la inflación.


La inflación se desaceleró levemente en diciembre, pero se mantiene una franca disminución del consumo en almacenes y supermercados. La canasta básica alimentaria, que se usa para establecer la línea de indigencia, aumentó el 51,31% entre noviembre de 2017 y diciembre de 2018. Como lo habían detectado distintos informes, los alimentos subieron más que el resto de los productos y servicios de la canasta total. Esta aumentó el 39% en igual período.

En cuanto a las ventas, no hubo milagro de Navidad. Con respecto a diciembre de 2017, se redujeron un 8,7%.

Los anteriores son datos del sondeo mensual de diciembre del Centro de Almaceneros y Autoservicios de Córdoba, que coinciden (décimas más o menos) con informes de distintas cámaras de comercio minorista a nivel nacional y local.

El fiado tiene cada vez más incidencia, y llega a ser el 36,7% % del total facturado. De hecho, el uso de la “libreta” aumentó un 20,3% en relación a doce meses atrás. Un dato clave es la suba de la morosidad, un ejemplo casero de extensión de la cadena de pagos que afecta a las empresas: el 41% de las “libretas” del fiado pagan con mora (y obviamente más caro). Los clientes “incobrables” (más de 60 días sin pago) fueron el 17,40%.

Achique en alimentos y en calidad

El informe señala que sigue cayendo la venta de productos básicos para la alimentación familiar: los cordobeses compran menos para comer y de menor calidad. En diciembre, como viene sucediendo desde hace muchos meses, se redujo el consumo de leche, quesos, carne vacuna, cerdo y pescado, productos de panificación (que no sea lo básico), frutas y verduras, café.

En los canales de venta estudiados se observó la misma tendencia de casi todo el año: subió la venta de papas, fideos y arroz, pollo, te, yerba, tomate triturado (para salsas), pan francés, aceite mezcla y de girasol. Y lo que se denomina “productos a base láctea”, que se consumen como leche pero sólo contienen el 40% de ese producto. las fiestas navideñas no hicieron milagros en los bolsillos de los consumidores.

Cabe destacar que el informe del Centro de Almaceneros es elaborado en base a datos de 700 almacenes y autoservicios, 70 supermercados de origen local, 6 hipermercados, 20 sucursales de supermercados y formatos de cercanía (cadenas internacionales),154 autoservicios y 50 supermercados de comunas y municipios del interior provincial.