Los fondos para paliar el hambre

Parte del presupuesto de la AFI será destinado al Plan de Lucha contra el Hambre. Así lo anunció hoy el presidente Alberto Fernández durante la reunión que mantuvo junto al ministro de Desarrollo Social y distintas personalidades que han sido convocadas para la conformación del Consejo. El mandatario ya había adelantado esta decisión durante el discurso de asunción al explicar se dejaba atrás el carácter secreto de los gastos de la ex Side, algo que había sido establecido por decreto en el año 2016 por el gobierno de Mauricio Macri.

 viernes, 20-diciembre-2019

El Consejo Federal de Lucha contra el Hambre reunido en pos de combatir la inseguridad alimentaria que padecen muchas personas en nuestro país


El hambre, “nuestra mayor vergüenza” según el presidente Alberto Fernández, continúa siendo el eje principal del plan del nuevo gobierno nacional. Con índices de pobreza del 40% y con un 14% de niños y niñas del país que saltean comidas o se van a dormir con la panza vacía, el Plan de Lucha contra el Hambre ya entró en acción esta semana con la entrega de tarjetas alimentarias en la ciudad de Concordia para madres de menores de seis años, embarazadas a partir del tercer mes y personas con hijos con alguna discapacidad. Pero hoy se conoció otra medida fundamental: el presidente Alberto Fernández anunció el fin de los fondos reservados con el objetivo que ese dinero sea destinado a terminar con la inseguridad alimentaria de muchos argentinos.

Durante una reunión que mantuvo hoy junto al ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, la coordinadora del plan, Victoria Tolosa Paz, y diferentes personalidades que conforman el Consejo Federal – como Marcelo Tinelli, Estela de Carlotto y Martín Caparrós- comunicaron que una parte de los fondos reservados de la Agencia Federal de Inteligencia serán destinados a la lucha contra el hambre. De esta manera, se concreta lo expresado durante su discurso de asunción en donde Alberto Fernández sostuvo que se realizaría la intervención a la ex Side y que, parte de las partidas presupuestarias, dejarían de ser secretas y se volcarían a financiar programas sociales en pos de la recuperación del país.

Si bien no hay cifras oficiales, los fondos que maneja la AFI ronda alcanzarían los 3500 millones, algo que no se conoce con exactitud debido al carácter secreto de la cifra. En relación a eso, el presidente había manifestado que fue “un retroceso” el decreto 656 de Macri que convirtió los gastos de ese organismo en materia reservada. “Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, operadores judiciales, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos”, expresó en ese momento el mandatario en clara referencia a lo ocurrido con las escuchas ilegales sucedidas durante el gobierno de Mauricio Macri.

Esta mañana también se conoció que la interventora de la AFI será Graciela Caamaño, quien estuvo a cargo de las escuchas durante la gestión de Alejandra Gils Carbó en la Procuración General de la Nación durante el gobierno de Cristina Fernández. “Enorme alegría la designación de Cristina Caamaño. Esa fiscal tuvo a su cargo las escuchas. Jamás se filtró ninguna”, expresó la reconocida abogada Graciana Peñafort.