Los intendentes están de fiesta

El fin de semana pasado fue Crespo y las 500 personas en el Club de los Abuelos. Ahora se sumó Santa Elena y las 3 mil personas en la inauguración de una obra en la costanera. Dos localidades entrerrianas que no cuentan con sistema de salud preparado para covid y están gobernadas por intendentes que auspician fiestas sin protocolos sanitarios.

 Lunes, 5-abril-2021

El intendente Domingo Rossi organizó una fiesta, sin protocolo sanitario, en la costanera de Santa Elena.


La sensación de inminencia de la segunda ola está provocando un pico de idiotez y un rebrote de irresponsabilidad en algunos dirigentes. La semana pasada, la municipalidad de Crespo autorizó un baile en el Club de los Abuelos adonde concurrieron alrededor de 500 adultos mayores. El municipio de Santa Elena no quiso ser menos y organizó el sábado una fiesta con 3 mil personas en el marco de la inauguración de una obra en la costanera.

Además de la evidente falta de protocolos sanitarios que se pudo observar en los videos difundidos en redes sociales, ambos eventos tuvieron otras coincidencias: se realizaron en la provincia de Entre Ríos y fueron auspiciados por sus intendentes. “Lamentamos profundamente que lo sucedido quede como una imagen negativa, porque nuestra intención era compartir los avances de la ciudad con todos los visitantes”, explicó Domingo Rossi, jefe comunal de Santa Elena.



Según relató Mario Vega – un periodista de la localidad – hubo dos escenarios y unas 6 orquestas que participaron de la fiesta por el “avance” en la infraestructura del lugar. “Es el quinto mandato de Rossi y siempre quiere mostrar algo”, explicó en diálogo con Radio 10. “Todo lo que construye es de la tierra para arriba y ese es el motivo para festejar”, ironizó.

A pesar de su fanatismo por las obras, el intendente olvidó invertir en el sistema sanitario: Santa Elena tiene un solo hospital de asistencia primaria que no cuenta con terapia intensiva. “En el caso de alguna urgencia, hay que viajar 50 km hasta la ciudad cabecera del departamento, o hacer 150 km para llegar a Paraná”, puntualizó. “Al intendente lo que menos le importa es la gente”, finalizó.