Los intocables

La riqueza de menos de 10 mil argentinos resiste, desde hace meses, a la cruda realidad que atraviesan millones de argentinos en medio de la pandemia. Al “aporte solidario" que realiza Juntos por el Cambio y los medios hegemónicos, ahora se sumó el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, quien pidió que se deje de “estigmatizar” a los ricos, ya que tener un patrimonio de 200 millones de pesos es “tener un poco más que el promedio”.

 miércoles, 23-septiembre-2020

Alejandro Bulgheroni, Marcos Galperín, Paolo Rocca y demás ricos de Argentina no tienen necesidad de emitir opinión porque tienen quien los defienda públicamente del Aporte Solidario y Extraordinaria sobre las Grandes Fortunas.


Desde hace cinco meses que se viene debatiendo públicamente el proyecto de ley para el Aporte Solidario y Extraordinario sobre las Grandes Fortunas del país, con el objetivo de obtener fondos que permitan morigerar las graves consecuencias económicas y sociales de la pandemia. Sin embargo, la iniciativa comenzó a tratarse en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja recién la semana pasada y, a pesar de la defensa de los ricos por parte de Juntos por el Cambio, los medios hegemónicos y otros sectores económicos poderosos, podría obtener dictamen favorable este viernes.

De acuerdo al contenido del proyecto, a los patrimonios – de personas físicas, no empresas – que superen los 200 millones de pesos, se les aplicará una alícuota de entre el 2 y el 3,5% por única vez. “De los 200 millones de pesos, les van a quedar 196 millones en mano”, detalló el economista y diputado Itaí Hagman. A su vez, la contribución permitiría una recaudación de alrededor de 300 mil millones de pesos, cuyo destino serían subsidios para las Pymes, becas Progresar, mejoramiento habitacional en los barrios populares y programas de exploración, desarrollo y producción de gas natural. Además, el universo afectado por la normativa serían menos de 10 mil personas, es decir, un 0,02% de la población del país, según consignó un informe de la AFIP.

Pero al poder real no le interesan los detalles. La riqueza de esta porción ínfima de la sociedad ofrece una fuerte resistencia a las necesidades que atraviesan los 44 millones de argentinos en medio de la crisis social y económica desatada por la pandemia. A pesar de que el 79% de esas fortunas está radicada en el exterior y de que el 70% de la recaudación del país proviene de los impuestos al consumo y al trabajo (y no del patrimonio), los argumentos para rechazar el proyecto radican en la presión impositiva, el desaliento a la inversión y en el recurrente discurso antipolítica.

Defender las grandes fortunas forma parte del “aporte solidario y ordinario” que realizan, públicamente, Juntos por el Cambio, los medios hegemónicos y demás sectores vinculados al poder económico. Ahora se sumó el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, quien pidió que se deje de “estigmatizar” a los ricos, ya que tener un patrimonio de 200 millones de pesos es “tener un poco más que el promedio”. “¿Hace falta el impuesto o lo que hace falta es un reordenamiento de las cuentas del Estado?”, cuestionó en comunicación con Futurock.

Lo cierto es que el proyecto oficial ya cedió en un importante punto ante la cantinela judicial que vaticina una posible “lluvia de amparos”. En lugar del 31 de diciembre de 2019, la fecha de referencia para el cálculo del patrimonio será la sanción de la ley.