Los jubilados hace rato están en emergencia

Se sigue ampliando la brecha entre el aumento de la jubilación mínima y la inflación de medicamentos. El haber mínimo subió un 239 % desde mayo de 2015 hasta septiembre, mientras que los medicamentos aumentaron 393 %. Medicamentos esenciales para tratamientos de enfermedades cardiovasculares llegan a aumentos de hasta 1.050 %.

 miércoles, 18-septiembre-2019

Los jubilados cada vez ven más cuesta arriba la posibilidad de acceder a medicamentos y, por ende, a salud.


Los jubilados siguen siendo una de las porciones de la sociedad que más sufren la crisis generada por la gestión macrista. Un informe, que realizan periódicamente el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores (CEPPEMA) y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (Algec), destacada que mientras que la jubilación aumentó 239 % desde mayo de 2015 a septiembre de 2019, los medicamentos subieron 393 %.

El problema afecta a casi siete millones de jubilados y jubiladas, que son los que habitan nuestro país, gran parte de los cuales cobra el haber mínimo, que este mes llegó a los 12.937 pesos. La jubilación mínima perdió casi 20 puntos el año pasado, primero luego de la reforma previsional: aumentó apenas 28,4 % contra el 47,6 % de la inflación. La pérdida de poder adquisitivo fue de 18,8 puntos en tres años y medio.

El problema es que esa comparación es con la inflación general, pero la canasta de los jubilados subió mucho más. “Por ejemplo, una silla de ruedas motorizada costaba 22.748 pesos hoy cuesta 116.764 pesos (413 % de aumento del 2015 a la fecha), o un andador plegable de aluminio que costaba 1.060 pesos en el 2015, y hoy cuesta 3.706 pesos”, resalta el texto.

Al mismo tiempo, la Defensoría de la Tercera Edad calcula que el costo de la canasta para las personas mayores alcanza los 30.254 pesos. El contraste es el valor de la Pensión Universal del Adulto Mayor (PUAM), con la que el Gobierno pretende reemplazar la jubilación, que es de apenas 9.220 pesos. No es ni un tercio de la canasta.

La jubilación en dólares cayó casi 40 % respecto a agosto de 2015. El valor retrocedió a 231 dólares, niveles de 2001, previo a la salida de la convertibilidad. En 2015, había llegado a alcanzar los 441 dólares en 2015.

Los medicamentos cardiovasculares, peor todavía

El informe presenta algunos ejemplos de medicamentos esenciales que tuvieron aumentos estratosféricos. Por ejemplo, el Acenocumarol (Sintrom), que sirve para prevenir el ACV, subió 1.050 % y el Atenolol, para la hipertensión arterial, subió 831 %. Por su parte, la Flucticasona+salmeterol (Seretide), muy usado para enfermedades respiratorias, aumentó 505 %.