Nublado

15°

Córdoba
Capital

EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar
Camilo Ratti

Periodista

columnista alreves.net.ar

Los mismos perdedores del 2001

El 19 de diciembre del 2001 empezó la cuenta regresiva para el gobierno de Fernando de la Rúa, quien con la firma del estado de sitio no hizo más que prender la mecha de la bomba que explotó al día siguiente, cuando una multitud salió a las calles a manifestarse contra las políticas de un gobierno que había firmado su acta de defunción cuando decidió entregarse al Fondo Monetario Internacional.

Quienes perdieron con la primera Alianza fueron los trabajadores -formales e informales-, los jubilados y los sectores más vulnerables de un país que llegó a tener el 60 % de su población bajo la línea de pobreza y 25% de desocupación. Diecisiete años después, y aunque las condiciones económicas y sociales no sean iguales porque Macri recibió un país desendeudado y con todas las variables macroeconómicas en orden, hay datos de la realidad que confirman el retroceso con la segunda Alianza, si se compara en cómo estaban esos mismos sectores antes de que asumiera Cambiemos en 2015.

Según el Diagnóstico sobre la Situación Laboral y Social de la Argentina, elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) el valor medido en dólares de la jubilación mínima y del Salario Mínimo Vital y Móvil muestran rendimientos similares a los del 2001.

En relación al ingreso jubilatorio, el informe señala que “a septiembre de 2001, la jubilación mínima se ubicaba en torno a los 194 dólares, cifra muy cercana a los 207 dólares de diciembre de 2018. Pero en noviembre del 2015 este ascendía a 397 dólares y el promedio de ese año alcanzó los 373 dólares”. El trabajo destaca además que “retrospectivamente, la jubilación mínima medida en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos diez años, comparable a los 201 dólares de diciembre de 2008”.

El deterioro también se expresa en el valor del SMVM, que cayó por debajo de los niveles de 2001. En septiembre de ese año se ubicaba en torno a los 259 dólares y hoy no alcanza los 251 dólares. “Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 516 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior a los niveles actuales, con un promedio de 488 durante ese período”. CEPA advierte que el SMVM medido en moneda estadounidense “se encuentra en su punto más bajo de los últimos doce años.

caida de salarios y jubilaciones.

Las jubilaciones, salarios mínimos y programas sociaels están en valores similires a 2001 y mucho peor que en 2015.

Por el piso

Para realizar el trabajo comparativo de la evolución del poder adquisitivo de jubilaciones, SMVM y los ingresos de programas sociales, los investigadores realizaron la comparación considerando el precio en dólares y en pesos de una canasta básica de alimentos populares en tres momentos: 2001, 2015 y 2018.

Los resultados muestran un incremento del valor de la canasta de alimentos medida en dólares, y la caída del monto de los ingresos de Programas Sociales entre el 2001 y 2018. En 2001 el monto del Plan Trabajar se ubicaba entre 120 y 160 pesos-dólares (por el Plan de Convertibilidad) con un promedio de 140. A diciembre de 2018, el monto en pesos de Argentina Trabaja y Ellas Hacen alcanza los 5.006 pesos, que equivalen a 132 dólares con un tipo de cambio de 38 pesos (cotización del Banco Nación) Tres años atrás, en 2015, el valor de los Programas Sociales alcanzaba los 2.600 pesos, que equivalían a 260 dólares, el doble.

El diagnóstico de CEPA muestra la pérdida del poder adquisitivo de los actuales programas sociales, del SMVM y la jubilación mínima a la hora de adquirir una determinada canasta de alimentos en tres momentos. Mientras que al final del gobierno de De la Rúa se podían adquirir 5,28 canastas con un Plan Trabajar, en 2018 se podrían adquirir 3,99 y 7,37 en 2015.

En tanto, con un salario mínimo se podían adquirir 7,55 canastas hace 17 años, 9,01 en 2018 y 15,83 en 2015. Lo mismo pasa con la jubilación mínima: 5,66 canastas en 2001, 7,42 canastas en 2018 y 12,18 antes de que Macri llegara a la Casa Rosada.

menos canastas de alimentos.

La pérdida del poder adquisitivo se refleja en la cantidad de canastas de alimentos que se podían adquirir en 2001, 2015 y 2018.

Default al final del túnel

Sin financiamiento en los mercados internacionales, la desconfianza en la Argentina crece como la tasa del Riesgo País, que trepó a 787 puntos básicos, un nuevo récord de la era macrista que no es para enorgullecerse. Los temores de los fondos especulativos son varios: la falta de financiamiento para pagar los vencimientos a partir de 2020, cuando ya no estén los dólares del FMI, un potencial triunfo de Cristina Kirchner en 2019, y la posibilidad de una nueva suba de la tasa de interés en EE.UU.

“Los inversores tienen tres grandes interrogantes: las elecciones de 2019, el financiamiento después del 2020 y la caída de la economía que no ayuda para mejorar las expectativas”, explicó al diario BAE Daniel Chodos, jefe de estrategia de bonos de Credit Suisse.

Para Andrés Asiain, director del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz, la razón de la suba del riesgo país es el programa pos 2019: “El FMI le presta al gobierno para que pueda llegar a las próximas elecciones sin default, pero deja un esquema de financiamiento inviable para el próximo mandato. Macri recibe 53 mil millones de dólares y el próximo gobierno va a tener que devolverle 57 mil más los bonos que ya vencían”.

Como destacan distintos medios especializados en economía y finanzas, en 2021 y 2022 vencen alrededor de 50 mil millones de dólares, sin fuentes de financiamiento a la vista.

De la Rúa y Cavallo prometieron un “Megacanje” para salir de la crisis en 2001, y esa promesa de una ayuda internacional extralarge no hizo más que acelerar el quebranto de la economía y un estallido que terminó con el gobierno de la Primera Alianza, y 38 muertos en todo el país según Correpi.

Ojalá Macri no tenga que prometer nada parecido para llegar al final del túnel, porque los muertos siempre los pone el pueblo.