Celina Alberto

 

columnista alreves.net.ar

Los rotos

En su última publicación en Instagram, Florencia Kirchner escribió sobre su maternidad durante el tiempo de las crisis más fuertes de su internación en Cuba.

“Caer, levantarse, caer de espalda. Estar deshecho y descompuesto a la vez. No sé si le pasa esto a todo el mundo, pero sí sé que me está pasando. Suficiente que me está pasando a mí”, dicen los Babasónicos, con letra de Dárgelos, en Suficiente, primer corte del próximo disco que anunció la banda en el corto plazo. Suficiente es otra manera de decir basta o de comunicar el descubrimiento de un abismo ante el que hay que frenar.

“Me vomitaba en los pijamas la impotencia y no sabía si era mejor mi ausencia o mi presencia rota”, escribió Florencia Kirchner Fernández, después del día de la madre, en su última publicación en Instagram. De la mala madre, de la madre desastre de la que aprendió a reírse. “Lo que me pasó es que ni siquiera podía ser desastre”, sigue, y el tono pasa de la confesión a la pregunta por las alas rotas, los mapas perdidos en la geografía maldita de no querer estar con los hijos. Las teorías patriarcales y las prácticas irrepetibles, intransferibles de las maternidades que se caen de los estantes y las clasificaciones.

O un padre sin demasiadas ganas de ser padre, que termina atravesado por la certeza de que jamás querría dejar de serlo, aunque no sepa cómo se hace. En “Las buenas intenciones” se llama Gustavo, lo interpreta hasta el fondo del alma Javier Drolas y Ana García Blaya se quedó con el premio especial del jurado en el Festival de La Habana por la dirección de su ópera prima.

Ahí cuenta un fragmento autobiográfico, el momento en que siendo la mayor de tres hermanos, a sus 11 años, la madre decide mudarse con sus hijos y su nueva pareja a Paraguay. Pero ella quiere quedarse con papá. La bifurcación la deja en la orilla de los rotos y del amor contenido en su versión incorrecta.

Frená el entusiasmo, dice Larry David en el manifiesto contra sí mismo que desde hace diez temporadas emite HBO en los episodios de media hora de “Curb your enthusiam”. Después de “Seinfeld”, la exploración del cinismo y la neurosis se encapsuló en laberintos cada vez más diminutos de una idiosincrasia que venera y aborrece.

 

foto alreves.net.ar

“Curb your enthusiasm”, de Larry David.

El humor sobre sus infiernos tiene los riesgos de la arrogancia blanca, millonaria y resuelta, y quizá por eso las avenidas que elige para atravesar sus inmundicias tenga la atmósfera destilada, inofensiva, agradable y sin efectos colaterales del sueño americano hecho realidad. Larry también está roto, también está solo, decide mal y lo único que lo mantiene lejos de la muerte es observar de cerca su propia estupidez.