Los Super Pumas

Después de la imperceptible cinta negra con la que “homenajearon” a Diego Maradona, los Pumas intentaron un pedido de disculpas en donde remarcaron que el “Diez” fue una persona generosa, con un montón de cosas “súper” positivas y que logró que “todas las potencias mundiales nos respetasen”. Sin embargo, la trabada alocución perdió valor luego de que se conocieran tuits racistas, discriminatorios y llenos de odio de clase pertenecientes al capitán del equipo y a otros jugadores.

 lunes, 30-noviembre-2020

Si bien intentaron rendirle un "homenaje" a Maradona que casi nadie notó, Los Pumas quisieron redimirse con un acartonado pedido de disculpas a cargo del capitán del equipo, Pablo Matera (ubicado en el "extremo derecho" de la foto).


El pez por la boca muere. Y el puma…por Twitter. Luego de la imperceptible cinta negra que utilizaron durante el partido contra los All Blacks en señal de “homenaje” a Diego Maradona, los Pumas grabaron hoy un video en donde piden disculpas – no por la paliza de perder 38 a 0 – sino por la tibieza con la que despidieron al ídolo argentino. El intento de perdón hizo hincapié en que “El Diez” fue una persona “super” generosa con el seleccionado del rugby nacional y con un montón de cosas “super” positivas: logró “unir al pueblo” y que “todas las potencias mundiales nos respetasen”.



Luego de la trabada alocución a cargo del capitán del equipo, Pablo Matera, se conocieron tuits racistas, discriminatorios y repletos de odio, pertenecientes a él y a otros jugadores, publicados ocho años atrás. “El odio a los bolivianos, paraguayos, etc. nace de esa mucama a la que una vez se le cayó un pelo en tu comida”, escribió el joven de unos 20 años con ínfulas de sociólogo de derecha. “Con la cantidad de celulares, carteras y billeteras que están robando los negros en la protesta tiene una vida asegurada”, tuiteó desde su BlackBerry Guido Petti, durante el cacerolazo contra el gobierno nacional en noviembre del 2012. “Tengo una gata nueva, le pusimos ‘Hebe de Bonafini’, pero de onda le decimos ‘Hija de Mil Puta’”, destiló Santi Socino.

Las ideas vertidas por los integrantes de Los Pumas vuelve a poner en el centro de la escena al rugby como el deporte en donde todavía abunda la xenofobia, el machismo y la violencia – discursiva y física – como forma de anular/suprimir a les otres “diferentes”. Siendo la mayoría de los clubes espacios de clase media alta en donde el 95% de los jugadores son varones, los dirigentes de la UAR continúan sosteniendo la arcaica estructura. A principio de año, luego del asesinato del joven Fernando Báez Sosa en Villa Gesell a manos de un grupo de rugbiers, emitieron un tibio comunicado en el que manifestaban su consternación pero negaban que la violencia “sea una exclusiva responsabilidad nuestra”. También los 152 jugadores que fueron víctima del Terrorismo de Estado aguardan un homenaje – solicitado por los organismos de DDHH – que fue prometido por los directivos de la institución pero que aun no llegó.