“Lula tuvo más visitas de jefes de Estado que Bolsonaro”

El periodista Darío Pignotti contó cómo impactaron en Brasil las revelaciones de The Intercept. Bolsonaro amenaza con meter preso a Glenn Greenwald, el director de ese sitio, mientras Sergio Moro firmó un decreto que podría permitir su extradición. “Lula tuvo más visita de expresidentes que el propio Bolsonaro”, dijo Pignotti.

 lunes, 29-julio-2019

Tras las revelaciones de The Intercept, hay expectativa de que las posibilidades de Lula de quedar en libertad crezcan.


Momentos de alta tensión se viven en Brasil tras las revelaciones del sitio The Intercept que desnudó las maniobras para apresar a Lula en una causa de corte político. El periodista Darío Pignotti señaló que “lo que arrancó como un temblor es hoy un terremoto”. Por un lado, Sergio Moro firmó una normativa según la cual aquel extranjero que violara la Constitución podría ser deportado en 48 horas. El texto parecía dirigido directamente a Glenn Greenwald, director de The Intercept, que vive hace más de una década en Brasil.

Greenwald calificó a Bolsonaro de “terrorista”, mientras que la respuesta del presidente fue lapidaria: “Greenwald no se irá. Quizás sea arrestado en Brasil, pero no será expulsado”.

“Si hay que encontrar algún recorte que nos permita situarnos en este Brasil posdemocrático, o para ser más cautos con una democracia de muy baja intensidad, diría que son tan pocos los jefes de Estado que han venido por voluntad propia que Lula tuvo más visitas de expresidentes que el propio Bolsonaro”, detalló Pignotti, corresponsal en el país carioca, en diálogo con ‘El mundo ha vivido equivocado’.

La popularidad de Bolsonaro en la opinión pública brasileña cayó a un porcentaje que oscila entre el 28 y el 35 % -según la encuestadora-, más de 20 puntos por debajo del 57 % de votos válidos con los que ganó hace menos de un año. La imagen de Sergio Moro, el juez que juzgó a Lula y hoy ministro de Justicia, bajó de más del 60 % a cerca de 50 %. “El deterioro de la imagen de Bolsonaro fue precipitado”, dijo Pignotti.

Las posibilidades de Lula

En una causa muy politizada, Pignotti pronosticó que la posibilidad de una liberación de Lula “dependerá mucho de cuestiones externas y de la evolución de la opinión pública” y que “nada indica que la libertad condicional de Lula o su libertad definitiva esté asegurada”, a pesar de las filtraciones publicadas por The Intercept. En esos diálogos, se observa cómo Sergio Moro orienta a los fiscales, algo que, según remarcó Pignotti, “está prohibido taxativamente”. Para peor, esa orientación apuntaba a reunir o simular pruebas contra Lula.

Para el periodista, dadas las atribuciones otorgadas por Bolsonaro, Sergio Moro se convirtió “si no en un primer ministro, al menos en un superministro” sobre el cual ya se han probado maniobras oscuras para avalar la decisión política de encarcelar a Lula.