Macri, a full con los beneficios del convenio colectivo

Entre el 17% de la población que podrá tomarse vacaciones, está Macri. El Presidente está usufructuando los beneficios de las leyes laborales argentinas que piensa en flexibilizar para los demás. Mientras, cae el porcentaje de asalariados (con derechos laborales) y crece el de los trabajadores no asalariados (cuentapropistas).

 lunes, 24-diciembre-2018

Como en otras oportunidades, el presidente y su familia vacacionan en Villa La Angostura.


Mauricio Macri usufructa a lo lindo el beneficio de las vacaciones pagas contemplado en la Ley de Contrato de Trabajo (LTC) y en el Convenio Colectivo de Trabajo General para los Trabajadores del Sector Público Nacional, pero para los trabajadores en general y los estatales en particular, quiere flexibilización y ajuste.

Además, cada vez es menor el porcentaje de asalariados (que son los que gozan de vacaciones pagas) en el universo de los trabajadores argentinos. Según el #DatoIndec sobre empleo del Tercer Trimestre de 2018, bajó el porcentaje de asalariados en el total de los ocupados, y creció el de los no asalariados. En el tercer trimestre de 2017 la relación era 78,7% asalariados contra 21,3% de no asalariados. Un año después, en el tercer trimestre del 2018, los porcentajes se distribuyen 74,9% / 25%. Se trata de una expresión del aumento del cuentapropismo y la consiguiente precarización laboral. Es decir, la cuarta parte de los ocupados en Argentina no goza de licencia anual paga, entre otros beneficios de los que queda excluido (paritarias, aguinaldo, licencia por enfermedad, bonos de fin de año, y hasta caja navideña)

Pero Macri tiene un “trabajo decente” con todas las protecciones de ley, aunque para su gobierno los trabajadores del Estado son la grasa del sistema. Cuando finalicen los 20 días de descanso que se tomó en Villa La Angostura hasta el 10 de enero, el presidente habrá sumado entre 130 y 140 días de vacaciones pagas desde que asumió y habrá excedido los 40 días durante 2018.

La LTL (que rige las relaciones de dependencia laboral en la Argentina) otorga a los trabajadores 14 días corridos de licencia anual, que aumentan a 21 días a partir de los 5 años de antigüedad.

El Convenio Colectivo de los estatales es un poco más generoso de arranque: Se empieza con 20 días corridos y va aumentando 5 días cada 5 años. Macri cuenta con 11 años de antigüedad en el Estado (asumió en diciembre de 2007 como jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires). En el marco del convenio del sector público le corresponderían 30 días corridos.

Más allá de la cantidad de días y la vara presidencial para medir el derecho a los derechos, está el tema de la oportunidad y de la empatía con sus gobernados.

Hasta a Mirta le hizo ruido

Hasta Mirtha Legrand se lo hizo notar. “Si yo fuera presidente y tengo el país en las condiciones que está, yo no me voy de vacaciones; me quedo en Buenos Aires, en la Casa de Gobierno, tratando de solucionar el tema que está tan complicado. La presencia es muy importante”, afirmó la conductora en declaraciones al diario Crónica.

Según una encuesta elaborada a mitad de diciembre por la consultora Reyes Filadoro junto a Numeral 8, sólo el 17% de los argentinos consultados planeaba irse de vacaciones a algún sitio este verano. “La mitad de ellos se tomará una semana o menos”, destacó el informe.

El recorte es obligado: según el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda, la canasta de bienes y servicios de vacaciones de verano se encareció un 55% hasta diciembre.

En los últimos tres años, y desagregado por poder adquisitivo, se observa que las canastas de vacaciones más austeras son las que más subieron, con un 179%, contra un 170,5% de las “premium” y un 177,4% de la intermedia o “selectiva”.