Macri a la FIFA, o favor con favor se paga

El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, nombró a Mauricio Macri al frente de la fundación que manejará mil millones de dólares con fines educativos. Desde diversos sectores del fútbol nacional repudiaron la designación del ex presidente y le recordaron su fracaso en la administración del país.

 miércoles, 29-enero-2020

Mauricio Macri estará a cargo de un fondo de mil millones de dólares con fines educativos. Gianni Infantino justificó la designación diciendo que el ex presidente argentino "tiene el perfil ideal".


La designación de Mauricio Macri al frente de la Fundación FIFA dejó ayer un tendal de repudios en el escenario nacional del fútbol y algunas de las voces que se manifestaron públicamente contra el nombramiento lo hicieron a través de las redes sociales.

Desde la AFA, la calificación más moderada fue de “inapropiado” que el ex mandatario se coloque al frente de la fundación, que se dedica a la promoción de valores a través del vínculo de la educación y el deporte, con un presupuesto que ronda los mil millones de dólares.

“La Asociación del Fútbol Argentino, con sorpresa ha tomado conocimiento de la designación del Ing. Mauricio Macri, como Presidente Ejecutivo de la Fundación FIFA. Esta información que ha adquirido dominio público en las últimas horas, y teniendo en cuenta nuestro carácter de miembro de la FIFA y la trascendencia de la designación referida, nos impone manifestarnos que la misma es ajena a la voluntad de esta Asociación del Fútbol Argentino, asumiendo por tal razón nuestro deber de juzgar como inapropiada su designación”, dice el texto del comunicado de la Asociación del Fütbol Argentino.

En la misma sintonía, Marcelo Tinelli se pronunció en sus redes sociales con un mensaje contundente en disidencia con la designación. “Me parece lamentable que una persona que sin ningún pudor y siendo PRESIDENTE, manifestó que venía diciéndole a sus colaboradores que los mercados no nos iban a dar más plata y que nos íbamos a la mierda”, hoy sea distinguido en FIFA. Triste noticia para los que amamos el fútbol”, dijo el conductor y presidente de San Lorenzo.

Rodolfo D’Onofrio, presidente de River, acompañó el repudio público por el nombramiento y dijo que “es lamentable que el ex presidente que nos dejó una deuda casi impagable, mas de 50% de pobreza… enemigo de las sociedades civiles en el fútbol… y responsable de los últimos 4 años en el manejo que vive el fútbol argentino, haya sido nombrado al frente de Fundación FIFA”.

En Boca, el flamante presidente Jorge Amor Ameal recordó en una entrevista con Radio Continental que la AFA está adherida a la FIFA y que el presidente de FIFA “tendría que haber consultado con todos los clubes para que nosotros tomemos una decisión. No estoy de acuerdo para nada con el nombramiento. Los dirigentes políticos tienen que hacer política y los dirigentes deportivos dedicarnos a los clubes, como lo hacemos. No se pueden mezclar las cosas y me parece que la FIFA no es un premio consuelo”.

Daniel Osvaldo, ex jugador de Boca, también se sumó a la fila de protestas y le dejó en su cuenta de Twitter un mensaje directo a Macri. “Vieron como te FIFASTE a un País entero y pensaron que eras la mejor opción, ahí vas a poder lavar la que nos afanaste Mauri”.

Hugo Moyano no dejó pasar tampoco la oportunidad de sentar posición en contra del nuevo rol de Macri en el fútbol internacional y dijo que era “lamentable” y “absurdo” que se le otorgue ese cargo. “Es faltarle el respeto al pueblo argentino y al pueblo futbolístico, nombrar a una persona que ha sido prácticamente repudiada en las urnas, rechazada totalmente, con todo el desastre que hizo en el país y creer que con esto lo premian es algo que no tiene sentido común”, dijo en una entrevista con radio La Red.

Una lectura simple de los antecedentes que vinculan a Macri con Infantino deja a la vista que la nueva designación tiene poco que ver con los talentos políticos o administrativos del ex mandatario. Su nuevo lugar en el mapa del poder del fútbol mundial tiene mucho que ver con estrategias de lanzamiento y visibilización y con devolución de favores de parte del presidente de FIFA. Las fotos que Infantino pudo sacarse durante su visita al país en la cumbre del G-20 en Buenos Aires resultaron incomprensibles para la mayoría de los argentinos que pagaron por sus gastos con sus impuestos, pero en el tablero de las influencias y el poder, eran las figuritas que le faltaban al italiano para sostener su posición en el gran negocio de la pelota.