Macri o barbarie

Mario Vargas Llosa aseguró que si el presidente no es reelecto, al país lo espera un retroceso de la civilización. La campaña del miedo ya tiene su alfil.

 martes, 3-septiembre-2019

Mario Vargas Llosa advierte que la derrota de Mauricio Macri podría significar el regreso a la barbarie prehistórica, o a su equivalente, el peronismo.


Mientras Jaime Durán Barba siga manejando los hilos de la retórica macrista, la campaña por la reelección de Mauricio Macri seguirá aportando episodios para la antología en lo que a estrategias mercenarias se refiere. El último de la colección lo aportó sin embargo Mario Vargas Llosa, que en una columna para el diario El País escribió que la Argentina podría “regresar a la barbarie” si Macri es derrotado en octubre.

Luego de presentar un análisis sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela, de las torturas y el caos económico y social que asola a ese país, el autor de “La fiesta del Chivo” advierte que los argentinos estamos muy cerca de caer en esa desgracia si “la pareja Fernández-Kirchner” asume por el voto popular.

“Por desgracia, no solo Venezuela retorna a la barbarie. La Argentina podría imitarla si los argentinos repiten la locura furiosa de esas elecciones primarias en las que repudiaron a Macri y dieron quince puntos de ventaja a la pareja Fernández-Kirchner. ¿La explicación de este desvarío? La crisis económica que el gobierno de Macri no alcanzó a resolver y que ha duplicado la inflación que asolaba a la Argentina durante el mandato anterior”, escribe el peruano.

Además se atreve a hacer un diagnóstico de la derrota en las PASO y que se la atribuye a la bronca de la sociedad argentina. “¿Qué falló? Yo pienso que el llamado ‘gradualismo’, el empeño del equipo de Macri en no exigir más sacrificios a un pueblo extenuado por los desmanes de los Kirchner. Pero no resultó; más bien, ahora los sufridos argentinos responsabilizan al actual gobierno -probablemente el más competente y honrado que ha tenido el país en mucho tiempo- de las consecuencias del populismo frenético que arruinó al único país latinoamericano que había conseguido dejar atrás el subdesarrollo y que, gracias a Perón y al peronismo, regresó a él con empeñoso entusiasmo”, concluye.