Macri, sin magia

El presidente se mostró junto a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y dijo que las cosas "no se hacen de un día para el otro". "Si quieren magia, vayan a verlo a Copperfield", soltó el presidente. Vidal destacó que las obras se empiezan y se terminan, una semana después de que denunciaran a Macri por inaugurar un gasoducto a medio hacer.

 jueves, 24-enero-2019

Macri y Vidal estuvieron juntos en Suipacha, provincia de Buenos Aires.


En medio de las tensiones por el desdoblamiento de las elecciones, el presidente Mauricio Macri se mostró junto a la gobernadora María Eugenia Vidal en la inauguración de una obra vial en la provincia de Buenos Aires. En ese marco, Macri manifestó que “estas cosas que estamos construyendo no se hacen de un día para el otro”.

Y luego agregó una frase peculiar: “Eso sería magia, la magia no existe. Si quieren magia, vayan a verlo a Copperfield”. La expresión lleva a la memoria a recordar consignas de otra vereda. “No fue magia”, decía la expresidenta. Macri repitió el leitmotiv que Durán Barba parece haber ideado para la campaña 2019: “Este camino es el único. No hay otro camino”.

“Los argentinos necesitamos saber con certeza que se cuida nuestro dinero. Todos sabemos lo que cuesta llegar a fin de mes. Todos sabemos el esfuerzo que se esta haciendo hoy”, dijo el presidente, buscando matizar la brutal crisis económica, y admitió: “Hemos pasado un año muy duro en 2018”.

Uno de los desafíos para Cambiemos será ver cómo encaja el tema económico en su discurso. El mensaje que intentará bajar el presidente pareciera ser: “La plata no le alcanza a nadie, pero al menos somos transparentes”. Habrá que ver si al discurso anticorrupción que enarbola el macrismo todavía le queda cuerda.

Por su parte, la gobernadora Vidal quiso despejar fantasmas en su relación con el presidente y destacó el “trabajo en equipo”. También destacó que las obras que realiza este gobierno son “realidades concretas, que no tienen nada que ver con un relato o una promesa” y que “son obras que empiezan y se terminan”.

La referencia de la gobernadora fue, al menos, desafortunada. Hace sólo dos semanas, Macri inauguró el empalme del Gasoducto Cordillerano junto al gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck. Sin embargo, el legislador provincial Alejandro Ramos Mejía fue hasta el lugar donde terminaban los caños y demostró que todavía estaban lejos del empalme.

No es la primera vez que sucede: Macri ya fue señalado por inaugurar obras sin terminar e incluso por inaugurar obras que no fueron realizadas durante su gestión. Quizás no haga falta ir a ver a Copperfield para ver algo de ‘magia’ a la hora de inaugurar una obra.