Al borde de precipicio

"La deuda como motor de la sustentabilidad económica se agotó. La gestión de Mauricio Macri nos conduce a un inexorable final con derrumbe económico y con una probable cesación de pagos", dijo Nicolás Trotta, director de la UMET, organización que calculó que a fines de 2018 la relación deuda/PBI será del 111,4%, impulsada por la megadevaluación.

 lunes, 17-septiembre-2018

Tomar deuda para pagar deuda, el círculo vicioso del actual modelo economico.


“¿Y qué puedo hacer?”, respondió casi timorato Mauricio Macri en un encuentro con un grupo de periodistas bastante amigables, cuando se cumplió su primer año como presidente y la deuda pública ya había tomado dimensiones descomunales para el punto desde donde había arrancado Cambiemos. La pregunta había sido por el endeudamiento que el gobierno había elegido como forma de financiar su programa.

Ahora, a casi tres años de gestión macrista, el informe de La Deuda Externa del Observatorio de la UMET, que dirige Arnaldo Bocco, señaló que con el nivel de deuda alcanzado y observando el cuadro general de la economía argentina, “se podría afirmar que nuestra economía se encuentra en un callejón sin salida”. De mantenerse el valor actual del dólar (en términos reales), cabe esperar “que la relación deuda pública/PBI alcance a finales de 2018 un nivel alarmante, superior al 111%”, porcentaje considerado que es “insostenible”, señala el informe publicado recientemente.

La devaluación producida a partir de mayo aumentó fuertemente la deuda con respecto al PBI, señala la investigación, donde se calcula lo siguiente: El stock de deuda pública al primer trimestre de 2018 creció un 30,7% con respecto a octubre de 2015, hasta 331.481 millones de dólares, mientras que la relación con el PBI creció hasta un 59,3%. Y según sus cálculos, en el cuarto trimestre del año se espera un un stock de deuda de 356.570 millones y una relación del 111,4%.

Estos datos señalan que el total de deuda argentina emitida desde que asumió Macri es de 143.830 millones de dólares. Si a esta cifra se suman los compromisos asumidos por las provincias y el sector privado, se llega a un total de deuda argentina emitida en esos dos años y ocho meses de 143.830 millones de dólares. “Casi el total de esa cifra se fue en pagar los desequilibrios en el comercio y los servicios, pero principalemte en financiar la fuga de capitales y pagar los intereses de esa misma deuda”. La fuga de divisas en estos dos últimos destinas explican la salida de 87.300 millones de dólares.

El pronóstico de Nicolás Trotta, director de UMET y uno de los referentes del Observatorio, es de terror: “La deuda como motor de la sustentabilidad económica se agotó. La gestión de Mauricio Macri nos conduce a un inexorable final con derrumbe económico y con una probable cesación de pagos”.