Menos platos de comida

Se siente en el changuito y los números lo confirman. El observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda comparó el salario promedio del sector privado en septiembre/octubre de 2015 y su capacidad de compra de canastas de alimentos con lo que sucede hoy. Es una expoliación alimentaria.

 martes, 2-octubre-2018


Que los alimentos subieron, y mucho, en los últimos doce meses, no es novedad. Que se puede comprar menos con un salario de hoy, que lo que se compraba hace uno o tres años con el salario de entonces, ya se sabe. Pero si se trata de un aumento del 123,7% de la harina, de un 64,9% los fideos; de un 54,6% los huevos, de un 48,9% el aceite y de un 46,6% el pan francés, ya se trata de una hiperinflación en los productos de la canasta básica.

Un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda comparó el salario promedio del sector privado -según el Indec- en septiembre/octubre de 2015 y su capacidad de compra de canastas de alimentos término medio, ni económica ni premium, con lo que sucede hoy. Hace tres años, el trabajador ganaba $13.743 y con ese sueldo podía adquirir 23,49 canastas a $583 cada una. Con los actuales $24.892 de sueldo para el mismo trabajador registrado del ámbito privado -datos de SIPA- se pueden comprar 19,41 canastas a $1.281 cada una. Es decir que los asalariados medios perdieron cuatro canastas por mes desde que gobierna Macri.

El informe señaló que entre agosto de 2015 y el mismo mes de 2018, la canasta alimentaria de productos básicos subió un 123,7%. Pero lo más preocupante es que los aumentos descomunales se produjeron en los alimentos que consumen las familias de menos recursos, parte de los cuales son los enlistados arriba.

“Los productos alimenticios verifican aumentos superiores al promedio de los demás bienes y servicios de la economía. Este es uno de los resultados más evidentes del proceso de transferencia de recursos que implica toda devaluación”, recalcó el informe. La Universidad fijó en $1.028 la canasta económica, en $1.282 la canasta media y en $1.936 en la canasta premium. La canasta económica aumentó el 42,5% en un año, mientras que las llamadas “media” y “premium” subieron 39,2% y 28,2%, respectivamente en un año.

En tanto, en los últimos tres años, el acumulado de la canasta media fue del 120%: costaba $583 en agosto de 2015, pasó a $779 a fines del 2015, en 2017 alcanzó los $921 y en agosto de 2018 llegó a los $1.282.