Mentiroso, mentiroso

Estados Unidos no sólo padece ser el país que más contagios de coronavirus registra en el mundo, sino que también sufre al mayor desinformador sobre la pandemia. Según un estudio de la Universidad de Cornell, el presidente Donald Trump fue el principal difusor de fake news, contribuyendo a la propagación del virus y a la desprotección de la salud y la vida de las personas.

 viernes, 2-octubre-2020

Donald Trump fue el gran negador de la pandemia, preside el país que tiene más infectados en el mundo y fue el principal factor de desinformación sobre la Covid-19.


Desde el inicio de la pandemia, el presidente Donald Trump se ubicó en una posición contraria a todas las recomendaciones y medidas sanitarias propuestas por la OMS. Desempeñando un papel “excéntrico”, culpó a China por el coronavirus, minimizó la enfermedad llamándola “gripecita” y pronosticó – equivocadamente – que el virus iba a desaparecer como un milagro, entre otros delirios. La irresponsable gestión de la epidemia desembocó en que su país, Estados Unidos, sea el país que registra más contagios en el mundo: más de 7,4 millones de infectados.

Hoy se conoció que el republicano – que está en plena campaña electoral en búsqueda de su reelección – tiene Covid-19. Preso de sus propias palabras, quedó atrapado en su propia mentira. Según un estudio de la Universidad de Cornell, el mandatario estadounidense apareció como el mayor factor de desinformación sobre el coronavirus. Los investigadores detectaron más de 500 mil artículos con fake news – entre enero y fines de mayo en países de habla inglesa – que tuvieron más de 36 millones de interacciones (compartidas).

La infodemia que lideró Donald Trump consistió, por ejemplo, en las viralización de falsas noticias vinculadas a las “curas milagrosas”, como por ejemplo la recomendación de inyectarse desinfectante y/o utilizar la hidroxicloroquina como tratamiento para el coronavirus. La ONU ya había advertido sobre “la emergencia de las comunicaciones” en este delicado contexto sanitario. “Todos los países deben desarrollar planes para combatir la desinformación, a veces letal, sobre el coronavirus y posibles vacunas”, alertaron a mediados de año.

Por su parte, el doctor Elmer Huerta de la Universidad de Johns Hopkins consideró que “es muy triste que el 40% de la desinformación global provenga del presidente de los EEUU”. En consonancia con esta mirada, los autores del informe concluyeron que las mentiras y rumores provocan una resistencia a seguir las recomendaciones oficiales y contribuyen a propagar aún más el virus. “Es el peor criminal de la historia”, opinó el lingüista Noam Chomsky sobre Donald Trump en junio de este año. “Nunca ha habido una figura en la historia política que se haya dedicado tan apasionadamente a destruir los proyectos para la vida humana organizada en la tierra en el futuro cercano”, finalizó.