Molino ajeno

Los 47 obreros del Molino Excelsior temen por sus fuentes de trabajo y sus indemnizaciones. La empresa está en convocatoria y denuncian que el juez que entiende en la causa aceptó una propuesta de la firma que les quita las indemnizaciones y los obliga a renunciar para ser reincorporados, sin antigüedad.

 martes, 30-octubre-2018

Muchas empresas no logran afrontar todas sus obligaciones. Las más grandes aprovechan el río revuelto de la crisis.


Los 47 trabajadores del molino harinero Molino Excelsior de Morteros, de la empresa Ernesto C. Boero S.A, hace siete meses que no cobran un peso, no tienen tareas, no saben qué va a suceder con sus puestos de trabajo y temen por sus indemnizaciones del ley.

El Molino está en convocatoria de acreedores y los empleados denuncian que el juez de 1º Instancia Civil y Comercial de Morteros, Horacio Vanzetti, que atiende la causa, juega para la empresa, porque aceptó una propuesta de los dueños de traspasar el personal a una nueva firma sin pagar indemnizaciones, pese a que ya había un acuerdo en el Ministerio de Trabajo de la provincia, y previa renuncia de los empleados a sus puestos y a todos sus derechos.

“Molino Excelsior se traspasó a una firma llamada El Manglar, de Frías, Santiago del Estero, que nos dio una dirección comercial que no existe, no tiene empleados registrados y figura con un capital de $5000”, indicó al portal Al Revés el secretario general de la Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA) de Morteros, Lucas Zurita. Para el dirigente, la operación de cambio de manos es una “simulación” para blanquear las deudas de Boero S.A, a través de “una empresa inventada”.

Zurita sostuvo que el juez los dejó “desprotegidos” y “desamparados” y consideró que tiene una actitud “sospechosa” frente a los derechos de los trabajadores. Señaló que los trabajadores interaron negociar “indemnizaciones en cuotas, para seguir trabajando”, pero que el acuerdo validado por el juez los dejó sin nada.

Sin salario, sin ayuda, en vigilia

Los operarios no tienen tareas y no cobran. Aseguran que ni la Municipalidad ni la Provincia les acercó ayuda para paliar la situación, dramática porque muchas familias dependen de ese salario. Están de vigilia frente a la planta molinera y no dejarán ingresar a los nuevos titulares del Molino “hasta que no cobremos el 100 % de las indemnizaciones, las vacaciones y salarios adeudados”, prometen. Un grupo quiere tomar la planta. El gremio prefiere esperar a que la Cámara de Apelaciones resuelva la apelación al acuerdo anti trabajadores.

Ayer, junto a Uoma, la CGT Regional San Francisco y varios sindicatos (docentes, televisión, gráficos, etc), los trabajadores marcharon hasta la Municipalidad para reclamarle al intendente José Bría (Cambiemos) algún tipo de colaboración.

El rol del juez

Oscar Díaz, secretario del Interior y Derechos Humanos de Uoma nacional, explicó que “César Boero, uno de los dueños del Molino, al igual que el síndico y los representantes de El Manglar, empresa que alquila, lograron una contradictoria resolución del juez, porque teníamos un acuerdo firmado en el Ministerio del Trabajo de Córdoba, donde tomaron el compromiso de garantizar las fuentes de trabajo, al igual que las indemnizaciones”. “Resulta que ahora le hicieron lugar a una nueva propuesta (de Boero SA) en la que nos deja sin indemnización y no garantiza los puestos de trabajo”, reclamó. El acuerdo que el juez convalidó, explicó el dirigente gremial, obliga a los trabajadores a renunciar, que acepten ingresar sin antigüedad y en la última categoría a la nueva firma, con los salarios más bajos.

“Es decir, con una precarización total”, remarcó el gremialista.

“Es el juez quien debería tener las garantías. Entendemos que hay una actitud sospechosa en todo este entramado, porque no puede haber una actitud opuesta del juez Horacio Vanzetti, cuando El Manglar fue parte del acuerdo firmado y ese mismo juez que en su momento autorizó el acuerdo que se firmó en el Ministerio de Trabajo, ahora dice que El Manglar puede tomar contratos particulares y que las indemnizaciones quedan en el concurso”, subrayó.

“Esperamos que el viernes la Cámara se expida sobre la apelación que presentó la Unión Obrera Molinera, dando lugar a los derechos de los trabajadores”, señaló Díaz.