Mujeres con la potencia de la pantalla

La periodista y activista Mariana Carbajal analizó el fenómeno que generó la denuncia de Thelma Fardin y la colectiva de Actrices Argentinas. Aseguró que las actrices “están usando esa fama para contribuir a lograr una sociedad con menos violencia machista”. Dijo que “estos casos ocurren por el abuso de poder” y que “hay una relación jerárquica histórica entre los géneros”.

 jueves, 13-diciembre-2018

La colectiva de Actrices Argentinas aprovechó la visibilidad de sus integrantes para reclamar políticas públicas.


La denuncia de Thelma Fardin significó una verdadera bomba al interior de la sociedad argentina. La denuncia en boca de una cara conocida, con el apoyo colectivo de las actrices que ocupan las pantallas de los televisores de cada casa, de las pantallas de cada cine y de los escenarios de cada teatro, mostró generar otro impacto. Para Mariana Carbajal “este es un momento de inflexión, por el acompañamiento, lo colectivo y porque sean voces del espectáculo”.

“Muchas activistas no tenemos la pantalla que tienen las actrices. Y eso les da más legitimidad, y está buenísimo que sea así. Están usando esa fama para contribuir a lograr una sociedad con menos violencia machista, más igualitaria y con más inclusión”, aseguró. La colectiva de actrices también tuvo un rol central cuando fue el debate por el aborto legal. Carbajal destacó que la presencia de las actrices “permitió que en los programas de chimentos se hablara de esto, llegar a otras audiencias”.



Carbajal subrayó que “estos casos –los acosos, los abusos, las violaciones- ocurren por el abuso de poder”. Eso es lo que subyace en el fondo: el ejercicio del poder sobre un otro. Una otra, para decirlo mejor. “Por el tipo de trabajo del mundo del espectáculo se puede favorecer alguna situación de abuso de poder”, admitió la periodista.

“Ahora que estamos juntas, ahora que sí nos ven”, cantan las mujeres, convertidas en una fuerza en movimiento, pura potencia. La letra no es casual: la dificultad está en ser vistas, ser escuchadas, que se les crea.

“¿Cuánto más hay que contar para que les crean a las mujeres? Tiene que venir una actriz, con el apoyo de todas las actrices famosas acompañándola y leyendo el texto, y una actriz con lágrimas en los ojos tiene que contar que a los 16 años un adulto de 45 la violó para que la sociedad crea que estas cosas pasan. Porque si no parece que no pasan”, concluyó Carbajal.