Nacido, criado y desalojado

12
abril
2022

Nacido, criado y desalojado

A pesar de habitar el territorio por más de 30 años, hoy fue desalojado Antonio Pérez y su familia en el norte de Córdoba.

Seis meses atrás, lxs trabajadorxs campesinos habían conseguido que el Poder Judicial suspendiera la medida teniendo en cuenta su situación de vulnerabilidad en medio de la pandemia.

El jefe comunal de Avellaneda, Pedro Lauret, se había comprometido a construir una vivienda para la familia y sus animales, pero nada de eso sucedió.

Treinta años no es nada

Antonio Pérez nació, creció y crió a sus hijxs en el campo ubicado en el paraje Juan García, cercano a la localidad de Avellaneda en el norte de Córdoba.

A pesar de habitar y trabajar el territorio durante más de 30 años, hoy fue desalojado junto a su compañera, Argelia Sánchez, un hijo y un nieto menor de edad que vivía con ellxs.

La orden judicial llegó mientras dormían.

Solo fue la policía y un oficial de justicia.

No hubo ninguna autoridad ni tampoco se hizo presente personal de asistencia social.

“Mi hijo está enfermo y mi mujer tiene que ser operada porque está mal de salud”

Antonio Pérez, campesino desalojado

Algunos de sus animales quedaron retenidos en el campo.

Otros – cabras, ovejas, gallinas y conejos – deberán hacerse espacio como puedan en un pequeño terreno.

De un lugar que tiene 7 hectáreas fueron trasladados un terreno de 10×40 metros.

Con dos retenes policiales – uno en la ruta y otro en el campo – solo algunos pocos integrantes del Movimiento Campesino de Córdoba lograron llegar y presenciar el desalojo.

Ahora la propiedad quedó en manos de Roger Rodríguez que, además de la presión judicial, hostigó a la familia través de su abogada y consiguió embargarles lo poco que le quedaba.

La posesión por décadas perdió frente al avance empresarial y la inacción del Estado.

El tiempo es veloz

Seis meses atrás, el Movimiento Campesino de Córdoba – en articulación con otros organismos del Estado – había conseguido suspender el desalojo atendiendo la situación de vulnerabilidad de derechos en la que se encontraba la familia.

Luego de un juicio que duró ocho años, la medida representaba el oxígeno necesario para encontrar una salida favorable.

En ese sentido, el jefe comunal de Avellaneda, Pedro Lauret, se había comprometido a construir una vivienda ante el Juzgado de 1° instancia y 18 nominación de la ciudad de Córdoba Capital.

Pero nada de eso sucedió.

Según relataron, solo entregaron 500 ladrillos.

“El Estado no está respondiendo, el Poder Judicial va derecho con sus normas y la otra parte no quiere negociar nada”

Juan Villalba, del MCC

Pensionados y sin poder trabajar la tierra, lxs pequeñxs productorxs continúan sin una solución digna.

Mientras tanto, los juicios por conflictos de tierra y otras órdenes de desalojo siguen su curso en una provincia que defiende, a capa y espada, el avance del negocio agrícola-ganadero por sobre la vida campesina.

...

...

 Temas 

27
junio
2022

 Temas 

22
junio
2022