suscripcion alreves.net.ar

Nada marcha sobre ruedas

La provincia de Córdoba lleva casi 90 días sin transporte interurbano, mientras que la capital acumula alrededor de 30 días sin colectivos. Desde los gremios calificaron la situación como el “mayor desastre de la historia” del servicio y recordaron – como crisis “similar” - los diez días consecutivos de paro del año 2017. Además de los reclamos salariales de los trabajadores, existe una fuerte especulación empresarial, ya que están realizando un 85% menos de viajes en la ciudad y, por otro lado, mantienen una fuerte tensión por el monto y la distribución de los subsidios con relación al AMBA en el marco de la pandemia.

 Miércoles, 8-julio-2020

En una crisis histórica, el servicio de transporte interurbano de Córdoba lleva casi 90 días paralizado.


A la crisis inédita desatada por la pandemia, Córdoba le agregó el condimento de la falta de servicio de transporte público. Mientras que en la ciudad los colectivos acumulan alrededor de 30 días sin funcionar con “normalidad”, el transporte interurbano lleva casi 90 días paralizado.

Si bien el argumento inicial fue la cuarentena y las medidas de seguridad frente a la pandemia, lo cierto es que existe cierta especulación empresarial frente a la inevitable caída en la recaudación, y mucha inconformidad con el monto y la distribución de los subsidios del Estado Nacional en comparación con el Área Metropolitana de Buenos Aires. Según datos de la FETAP, el sistema de transporte urbano está realizando un 85% de viajes menos que antes del Covid-19 y recibe por unidad la mitad del dinero que se destina a un colectivo del AMBA.

Ambos sistemas – interurbano y urbano – emplean en total a 7000 personas que, ante la inusitada situación, están realizando una medida de fuerza por reclamos salariales: falta de pago de haberes, aguinaldos y acuerdos salariales. Desde AOITA, señalaron que les adeudan 134 millones de pesos sólo en obras sociales y cuota sindical. Apuntaron a un acuerdo entre empresarios y gobierno para que no funcione el servicio y, de esa manera, prevenir la pandemia y evitar el colapso económico de las prestadoras. Según publicó Perfil, el Estado Nacional destinó 3500 millones de pesos a la provincia para este año, pero desde el sector señalaron que necesitarían más del doble para funcionar: 7200 millones de pesos anuales.

Emiliano Gramajo, representante de AOITA, calificó la situación como el “mayor desastre en la historia del transporte del interior”. Con otro grado de responsabilidad, los empresarios indicaron a los medios que es “la peor crisis en décadas” y recordaron que el conflicto más cercano y extenso que padecieron los cordobeses fueron los 10 días consecutivos de paro del transporte urbano de pasajeros durante junio del año 2017.