Nada se pierde, yo lo facturo

En un contexto de profunda crisis económica y sanitaria, las empresas de medicina prepaga recurrieron al Poder Judicial para que el gobierno nacional les autorice un aumento de casi el 10% en las cuotas. Además de haberse visto beneficiadas con la interrupción de la atención de otras patologías debido a la pandemia, el año pasado recibieron gran cantidad de dinero del Estado a través del programa ATP.

 miércoles, 16-junio-2021

Con miedo a la estatización del sistema de salud privado, pero con gratitud ante la ayuda del Estado. Claudio Belocopitt, titular de UAS, presentó una medida cautelar para aumentar las cuotas de la medicina prepaga.


Repensar el sistema de salud argentino y la posibilidad de su integración fueron las dos ideas que esbozó la vicepresidenta Cristina Fernández hace unos días. “Estatización” y “toma del sector privado de la salud”, interpretaron desde la Unión Argentina de Salud (UAS).

“Primero lo desfinanciarían, lo pondrían de rodillas y, sobre los escombros y la ruina de la salud de millones de argentinos, dirían que sería necesario estatizar bajo el argumento de que el sistema no puede cumplir con sus obligaciones”, pronosticó de manera apocalíptica Claudio Belocopitt, dueño de Swiss Medical y titular de UAS.

Como una jugada anticipatoria, quien también es propietario del canal América TV, recurrió hoy al Poder Judicial en representación del sector privado para que el gobierno nacional autorice un aumento del 9,77% en las cuotas que pagan los usuarios de la medicina prepaga. La medida cautelar fue presentada con carácter de “urgente” y con la advertencia de que existe cierto “peligro” ante una posible demora en la resolución.

La doble moral de los miserables

Desde la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (A.D.D.U.C) salieron con los tapones de punta a desenmascarar a los mercaderes de la salud. “La cuarentena los benefició. Han tenido una cesación en las internaciones y atenciones de otras patologías debido a la pandemia”, recordó hoy Osvaldo Bassano, presidente de la organización. “Son unos miserables. Con todo lo que han ganado durante los 4 años de macrismo, tienen suficiente sostén para poder mantenerse en estas circunstancias en donde el ingreso de la mayoría de los argentinos es muy bajo”, agregó.

Por su parte, quien también reveló la hipocresía del sector privado fue el periodista Ari Lijalad quien compartió en sus redes sociales información pública referida a los beneficiarios del programa ATP. Casi como una sorpresa – o no – en el listado aparecen muchas firmas de medicina prepaga y sanatorios privados. Y para culminar con un “plop!” a lo Condorito, figuran varias empresas en donde tiene una importante participación accionaria Claudio Belocopitt: el Estado Nacional aportó más de 600 millones de pesos para que Swiss Medical, Radio Libertad, ECCO y América TV – entre otras – pudieran abonar los sueldos de sus trabajadores.