Negar la emergencia: para Bullrich está todo armado

La ministra de Seguridad mantuvo la línea iniciada por Pichetto ayer y salio a atacar a las organizaciones sociales y a desacreditar sus protestas por la emergencia alimentaria. “Es una situación social construida”, dijo Bullrich, minimizando el enorme crecimiento de la pobreza y el avance del hambre en nuestro país.

 viernes, 6-septiembre-2019

Patricia Bullrich siguió la línea de Pichetto. El macrismo salió de frente contra las organizaciones sociales.


Las declaraciones de Patricia Bullrich parecen ser la saga de lo que dijo ayer el candidato a vicepresidente de Macri, Miguel Pichetto, cuando soltó que los piqueteros “no quieren laburar” y son los culpables de la deuda pública. Bullrich aseguró que “esta situación social es una situación que está construida y armada por quienes quieren llevarnos a una situación extrema”.

Luego, se ocupó de amenazar a las organizaciones: “Protestan desde el primer día que empezó esto. Nosotros no vamos a aceptar ningún tipo de provocación de ningún aspecto”. Según la funcionaria, las organizaciones sociales quieren que el Gobierno “pise el palito” y por eso despliegan un esquema de protestas, manifestación y ollas populares. “Si me quieren provocar no me van a agarrar, no soy estúpida”, completó.

Además, aseguró en entrevista con el canal TN que las personas que están en los acampes “son parte del Frente de Todos” y vinculó lo que está sucediendo con el clima electoral: “No hay que trasladar a la calle ni al dólar los problemas que tenemos que debatir en la campaña electoral”.

“Siempre tuve una política muy estricta en cuanto a la necesidad de mantener el orden público”, soltó Bullrich, y denunció que en el acampe de Puerto Iguazú dos dirigentes kirchneristas tenían la rienda de lo que se hacía en el marco de esa protesta. “Tenían un objetivo muy concreto: generar una situación de caos. Protestan desde el primer día que empezó esto”, se quejó Bullrich.

Por último, expresó que Juan Grabois le prometió a Carolina Stanley no hacer más manifestaciones hasta las elecciones. “Durante toda mi gestión me dijeron que soy un halcón. No lo soy, pero tampoco soy estúpida”, dijo la ministra.