“No acompañé a Macri, yo soy peronista”

El candidato a vicepresidente de Consenso Federal 2030, Juan Manuel Urtubey, dijo que “la sociedad todavía no abrió un paso importante hacia una tercera posición” y relativizó el hecho de que la decisión de Cristina de ungir a Alberto Fernández haya sido un paso al costado. Dijo que al Gobierno la crisis “le explotó en la mano”.

 jueves, 5-septiembre-2019

Juan Manuel Urtubey fue el primer gobernador en firmar el Pacto Fiscal y dio una conferencia de prensa junto a Frigerio. Se lo mencionó como posible candidato a vice de Macri.


El gobernador salteño fue uno de los ‘cuatro jinetes’ de Alternativa Federal y se posicionaba como una de las alternativas electorales del peronismo no kirchnerista. La decisión de Cristina Fernández de ubicar a Alberto Fernández como candidato –y el posterior desmembramiento de Alternativa Federal- lo llevaron a la fórmula de Roberto Lavagna. “La sociedad argentina todavía no abrió un paso importante hacia una tercera posición que nos saque de esta polarización”, admitió Juan Manuel Urtubey al analizar los resultados de las PASO.

“Mal que nos pese, la Argentina está viviendo una crisis muy profunda y en alguna medida es consecuencia de la polarización porque este juego de ‘una mirada política o el abismo’ termina horadando el prestigio de la Argentina”, manifestó. Agregó que “por más que no hayamos podido plantar una tercera vía competitiva yo sigo pensando que es lo que necesita el país” y se esperanzó con que en octubre Consenso Federal 2030 tenga un crecimiento fuerte en las urnas.



El mandatario salteño criticó el personalismo de la política argentina y dijo que tiene sus consecuencias: “Somos un país que no genera confianza y que hasta ahora no ha caminado. En los últimos 8 años la argentina no solo no creció sino que se cayó como un piano”. Sin embargo, consultado en Nada del Otro Mundo sobre la decisión de Cristina, Urtubey relativizó que sea un paso en dirección contraria al personalismo: “Fue un medio paso al costado. Todavía no tenemos claro dónde reside el poder”.

Haciendo una mirada retrospectiva de sus posturas en los últimos años, Urtubey opinó: “No acompañé a Macri, yo soy peronista. Si planteé, como muchos en el peronismo, que teníamos que darle las herramientas que el presidente necesitaba para gobernar, para evitar el estigma que históricamente vivimos los argentinos de que un gobierno no peronista no podía terminar su mandato”. Las prioridades parecen cambiadas: es más importante la dialéctica con la que Macri deje la Casa Rosada que las consecuencias sociales que implican esas supuesta ‘herramientas de gobernabilidad’. “Claramente las cosas no le salieron bien a Macri. No podrá decir que el fracaso de su gestión fue porque nosotros no lo dejamos gobernar. Al contrario, lo ayudamos muchísimo, pero eso no quiere decir que hayamos formado parte de su gobierno”, completó.

Por último, aseguró que la pérdida de poder adquisitivo que sufrieron jubilados, trabajadores y la sociedad en general, fue luego mayo del año pasado, donde sucedió lo que calificó como “una brutal devaluación”. “Sucedió por la impericia en la gestión de gobierno, donde no hubo participación legislativa. El endeudamiento con el FMI tampoco se trató en el Congreso. Cada uno se tiene que hacer cargo de su responsabilidad”, subrayó, al tiempo que evitó pronunciarse sobre si el modelo macrista constituyó un fenomenal fracaso neoliberal o un saqueo exitoso: “Ese es un análisis no para la coyuntura sino para la historia. En la Argentina estamos muy mal y el responsable es el presidente. Me parece que (la situación) les explotó en la mano”.