No bancan nada

Desde promover cacerolazos en contra de la clase política hasta dejar a muchas personas sin trabajo. Algunos dirigentes y empresarios cercanos al macrismo apoyan públicamente las medidas del gobierno nacional, pero, por lo bajo, ponen palos en la rueda cuando se trata de cuidar y ser solidarios en un momento de crisis mundial. El Grupo Mirgor, propiedad de Nicolás Caputo - amigo y socio fraterno de Mauricio Macri - despidió a más de 700 operarios y supervisores de la planta en Tierra del Fuego, pese a que el año pasado tuvo una ganancia neta de 2123 millones de pesos.

 miércoles, 1-abril-2020

Nicolás Caputo, el amigo del alma del ex presidente, no banca los trapos. En medio de la crisis sanitaria mundial, despidió a más de 700 trabajadores de su empresa IATEC, propiedad del Grupor Mirgor


Mientras desde Cambiemos hacen uso de la crisis económica desatada por la pandemia y llaman a bancar -“Banquemos” se llama el grupo de Whatsapp desde donde el ex jefe de gabinete, Marcos Peña Braun, organiza a su ejército de trolls – con cacerolazos el pedido de rebaja de las dietas de la clase política, algunos empresarios cercanos al macrismo utilizan el coronavirus como argumento para dejar a miles de trabajadores en la calle.

El viernes pasado Techint, propiedad de Paolo Rocca – uno de los hombres más ricos de la Argentina del 2019 según la revista Forbes – resolvió despedir a más de 1400 personas, pero la decisión fue frenada por la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo. Ayer se conoció que la empresa Prominente del Grupo Roggio suspendió por “tiempo indeterminado” la actualización paritaria correspondiente a febrero también amparándose en “el proceso incierto de retracción económica”. Ahora, a estas firmas, se sumó el Grupo Mirgor, cuyo dueño es Nicolás Caputo , el amigo fraterno y socio del ex presidente Mauricio Macri. Dispuso el despido de más de 700 trabajadores en la planta de Río Grande en Tierra del Fuego.

Desde el año pasado, el Grupo Mirgor es trader de granos y participa de la actividad comercial y especulativa de los commoditties. El holding está constituido por cuatro compañías – Mirgor, Mirgor Retail, Interclima e Industria Austral de Tecnología S.A (IATEC) – y se dedica, en general, al ensamble de productos de electrónica y telefonía móvil, entre otras actividades. Pero este poderoso grupo empresarial parece que se vio desestabilizado ante “la abrupta caída en las ventas”, motivo por el cual la empresa de Nicolás Caputo desvinculó de IATEC a 525 trabajadores contratados a plazo fijo y a otros 220 empleados – operarios y supervisores – contratados bajo la modalidad de PPD (Planta de Personal Discontinuos). Según publicó Página 12, la compañía registró durante el 2019 ventas por casi 50 millones de pesos y obtuvo una ganancia neta de 2123 millones de pesos.

Irresponsables

Desde la Asociación de Supervisores de la industria metalmecánica (ASIMRA) aseguraron que la empresa tiene compromisos de producción ya adquiridos y que se habían comprometido a extender los contratos de trabajo antes del coronavirus. Desde la firma y repitiendo el discurso de Miguel Ángel Toma sobre el caso Techint, consideraron que no hubo despidos, sino “finalización de contratos” que vencieron el 31 de marzo. “Ni siquiera ante una situación de una pandemia mundial como la del coronavirus, hacen el esfuerzo de pagar como corresponde estos 14 días, sino que sigue ajustando al trabajador”, indicó Javier Escobar, secretario general del gremio.

El intendente de Río Grande, Martín Pérez, también repudió la decisión de la compañía y habló de una “total falta de responsabilidad empresarial”. “No puede ser que, en las horas más difíciles, la empresa que más ha ganado en los últimos cuatro años nos dé la espalda a los riograndenses”, opinó. Expresó que la empresa tiene que rever esta medida, además de garantizar los puestos de trabajo de los que dependen más de 700 familias. Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Productivo propuso a la empresa fabricar soportes mecánicos respiratorios para evitar los despidos y, de esa manera, contribuir y “bancar” la crisis sanitaria del coronavirus en el país. Hasta ahora, la compañía de Nicky Caputo lo estaba evaluando.