No contaban con su astucia

Luego de calificar a los docentes como pobres, viejos y militantes, Soledad Acuña, la ministra de Educación porteña, se refugió en el rol de víctima y Hernán Lombardi apareció en los medios para defenderla y decir que "le hacen bullying".

 Jueves, 19-noviembre-2020

Según Hernán Lombardi a Soledad Acuña, la ministra de Edicación porteña, ahora le hacen bullying.


Mientras las denuncias y repudios de gremios docentes y organizaciones sociales siguen exigiendo la renuncia de Soledad Acuña al Ministerio de Educación de la CABA, en el PRO cerraron filas en torno a la funcionaria de Horacio Rodríguez Larreta y tratan de salvarla del incendio con cualquier excusa.

La primera idea que tuvieron, y la más astuta, fue colocarla en el rol de víctima de una cadería política y Hernán Lombardi fue el alfil que enviaron al tablero mediático para que presente argumentos en el living de Viviana Canosa.

“Sole Acuña hizo una declaración que es opinable pero le hacen bullying porque empuja la apertura de las aulas”, dijo el ex titular del Sistema Federal de Medios. “Horacio creo que la banca. Yo sí la sentí apoyada. Hoy estuve con Mauricio y habló por teléfono con ella. Creo que la dispersión de los temas es tan grande que no se consigue ponerle profundidad a ninguno”, diguió Lombardi, con muy pocas municiones y haciendo equilibrio insostenible para defender a la funcionaria.

Acuña había dicho en una reunión de funcionarios que los trabajadores de la educación son “cada vez más grandes de edad, que eligen la carrera docente como tercera o cuarta opción luego de haber fracasado en otras carreras” y que pertenecen a niveles socioeconómicos bajos que “en términos de capital cultural” tienen menos para ofrecer en el aula.