suscripcion alreves.net.ar

No es la cuarentena, es Piñera

El primer caso de coronavirus en Chile fue detectado el 3 de marzo, pero el gobierno del empresario Sebastián Piñera recién decretó la cuarentena total el viernes pasado. Hoy 35 personas perdieron la vida por la Covid-19 y hubo récord de contagios desde el inicio de la pandemia: 4.038 infectados. En un país que sufre el 11% de pobreza y en donde se registraron 238 mil despidos en el último mes, la situación social volvió a estallar. “No es la cuarentena, es el hambre”, reclamaron los habitantes de los barrios más humildes.

 Miércoles, 20-mayo-2020

El gobierno de Sebastián Piñera demoró más de dos meses en decretar la cuarentena total en el pais. Chile tiene - hasta hoy - 53.617 infectados y 544 muertos por coronavirus.


Si bien el primer caso de coronavirus en Chile se conoció el 3 de marzo, el gobierno neoliberal del empresario Sebastián Piñera recién decretó la cuarentena total el pasado 15 de mayo cuando la realidad fue imposible de ocultar. Hoy 35 personas fallecieron producto del Covid-19 y hubo récord de contagios desde el inicio de la pandemia: 4038 nuevos infectados. Tanto el mandatario como su ministro de Salud, Jaime Mañalich, se habían opuesto al aislamiento obligatorio argumentando en reiteradas ocasiones que los países que habían tomado esa medida habían “fracasado”. El domingo, en conferencia de prensa, Piñera reconoció que el país “no estaba preparado” para enfrentar la pandemia. En total, Chile ya contabiliza 544 muertes y 53.617 contagiados de coronavirus.

Lo cierto es que la llegada de la pandemia detuvo – oportunamente para el gobierno- las masivas protestas en las calles que se habían originado a mediados de octubre del año pasado como resultado de la profunda crisis social y económica que atraviesa el país. Pero la cuarentena total volvió a recordar que Chile concentra otros números lamentables: el 1% concentra el 26,5 de la riqueza – según un informe de la Cepal del año pasado -, hay un 11,7% de pobreza y, durante el último mes, se registraron más de 238 mil despidos, de acuerdo a lo que publica hoy Página 12. Desde el lunes, los habitantes de los barrios más humildes de Santiago de Chile salieron a las calles a reclamar por comida, trabajo y asistencia del Estado y fueron reprimidos por los carabineros. “Más del 10% de comunas como la nuestra están en una situación de pobreza extrema. Son alrededor de 5 mil familias, 20 mil personas que están enfrentando ya esta situación”, señaló Sadi Melo, alcalde de la comuna El Bosque, en donde tuvieron lugar los principales disturbios. “No es la cuarentena, es el hambre”, expresó un vecino.

Frente a esta dolorosa realidad, el ex CEO de LAN anunció el domingo cinco nuevas medidas, de las cuales sólo una impacta de forma directa sobre los sectores más vulnerables: la distribución de 2,5 millones de canastas de alimentos para los sectores más vulnerables. También había anunciado un bono familiar de 110 mil pesos – que aún no se concretó – y la entrega de un bono de invierno de 64.549 pesos chilenos para algunos pensionados. “Esos 65 mil pesos sólo te alcanzan para comprar comida para una semana”, indicó el periodista chileno Carlos Muñoz ayer a FM La Patriada. En ese sentido, remarcó que los que están siendo más golpeados por la crisis son los niños pobres. “Es muy duro y la gente acumula rabia”, sostuvo. “La ayuda no está llegando a los barrios, pero lo que sí llega rápido es la policía chilena para reprimir”, subrayó.

La salud en jaque

La crisis desatada por la pandemia visibilizó la falta de derechos que padecen los chilenos, y fundamentalmente, el desmantelamiento del sistema de salud. Ayer las autoridades de la cartera informaron que la ocupación hospitalaria alcanzó el 95% y que quedaban disponibles 455 respiradores. El número es terrible si se tiene en cuenta que Chile pasó de tener una media de 3 mil exámenes diarios, a 16 mil testeos en los últimos días.

Pero, lo que parece una excepción, quizás sea una normalidad en el país trasandino. Según expresó el periodista de Villa Francia, Carlos Muñoz, “el sistema de salud colapsa todo el año”. “Entre 2015 y 2017, murieron casi 25 mil personas solamente en listas de espera: no fueron atendidas. El actual ministro de Salud se encargó de borrar listas para disminuir las cifras”, denunció. “Las políticas no han ido en beneficio de las personas, al contrario, se han dedicado a lucrar con la salud de las personas”, subrayó.

Como si esto fuera poco, el gobierno está siendo cuestionado desde distintos sectores – funerarias, médicos y periodistas – por una supuesta “inconsistencia” en las cifras que entregó de manera oficial respecto de la cantidad de víctimas fatales por Covid-19.