No retuitearás

Javier Smaldone fue uno de los principales cuestionadores de la contratación de Smartmatic, la empresa contratada por el gobierno nacional y que durante las PASO demostró su inoperancia para la gestión de los primeros resultados del escrutinio. Ayer lo arrestaron por orden de Patricia Bullrich y allanaron su domicilio en busca de pruebas que lo vinculen a alguna causa de hackeos.

 Miércoles, 9-octubre-2019

Javier Smaldone retuiteó el posteo de un hacker y eso fue razón suficiente para que lo demoren y le allanen su domicilio.


En la cuenta regresiva para dejar el poder, el gobierno de Mauricio Macri se ensañó con los tuiteros opositores y el último en caer en la lista negra de potenciales amenazas a la campaña fue Javier Smaldone, el técnico informático que denunció las irregularidades y advirtió al Congreso por la contratación de Smartmatic para el escrutinio de las PASO.

Esta vez, la causa fue un retuit que hizo el especialista de una publicación de GorraLeaks, el usuario que publicó documentos secretos del Ministerio de Seguridad en enero de 2017 y que este año viralizó 700gb de datos de la Policía Federal, en una demostración de la vulnerabilidad escandalosa de la información clasificada del Estado Nacional.

El retuiteo fue causa suficiente para que Patricia Bullrich ordenara el arresto y el allanamiento del domicilio de Smaldone, que ayer fue detenido, incomunicado y en averiguación de antecedentes durante varias horas y hasta su liberación durante la tarde.

Como principal antecedente, lo que implica la figura de Smaldone, a pocos días de las elecciones generales, es el potencial peligro de una mirada disidente con el relato oficialista de transparencia que se intenta instalar alrededor de la gestión del escrutinio. El técnico fue el principal detractor de la contratación de la empresa venezolana Smartmatic y cuyas advertencias se comprobaron durante la noche del domingo 11 de agosto, con una tardanza de varias horas en la entrega de los resultados y fallas varias en el conteo de votos.

“Le allanaron el domicilio, se llevaron sus equipos y sus teléfonos móviles y estuvo demorado, no detenido, por averiguación de antecedentes”, dijo Patricia Busaniche, miembro de la Fundación Vía Libre, de la que Smaldone también participa y que se dedica a la divulgación de derechos en entornos digitales, en una entrevista para el programa Que vuelvan las ideas. “Sabíamos que lo tenían en la mira, no esperábamos una barbaridad como esta”, agregó y dijo que Smladone es “una piedra en el zapato del Gobierno” debido a su crítica al voto electrónico. “Es una voz antipática y da información pertinente sobre los mamarrachos en el sistema electoral y en la contratación de la empresa Smartmatic”, concluyó.