No se dobla ni se desdobla

La gobernadora Vidal se cuadró y decidió no desdoblar las elecciones en la provincia de Buenos Aires. Era una de las grandes incógnitas del escenario electoral de este año. Es una conquista para Macri, que veía como un signo de debilidad que su jugadora con mejor imagen buscara despegarse de él, que viene en sentido inverso en las encuestas.

 martes, 29-enero-2019


Aunque en el oficialismo buscaban matizarlo o directamente lo negaban, el tema había generado tensión entre los dos dirigentes más importantes de la alianza gobernante. La idea de los sectores más cercanos a Vidal de separar la elección provincial de la elección nacional empezó a tomar la forma de una posibilidad cierta e, incluso, contagió a algunos gobernadores radicales. Finalmente, la mandataria del principal distrito del país se cuadró y decidió que las elecciones bonaerenses se harán junto con las nacionales.

En una reunión con su jefe de gabinete, Federico Salvai (su Marcos Peña, digamos), Vidal tomó la decisión y se la comunicó al presidente. En paralelo a la tensión generada por la idea de desdoblar, Vidal reactivó su reclamo por el Fondo del Conurbano: reclamó la indexación de los fondos, lo que aumentaría lo que debe recibir su provincia en 19 mil millones de pesos. ¿Habrá llegado la solución por ese lado?

Macri había dado un golpe en la mesa al bloquear la chance de que los candidatos provinciales que desdoblasen pudieran luego aspirar a un cargo en las nacionales. Esperaba la respuesta de los gobernadores y, especialmente, de Vidal. Esta decisión hizo que el presidente respire aliviado: no mostrará debilidad ni dispersión en sus filas, sofocará los intentos de desdoblamiento de Morales en Jujuy y de Cornejo en Mendoza, y tendrá a la dirigente con mejor imagen traccionando votos en una provincia con un conurbano muy peronista.

Las fuentes cercanas a Vidal les dijeron a los distintos medios que la gobernadora no quería dilatar más la decisión, ya que con lo sucedido en La Rioja lo suyo podía empezar a verse como una cuestión de “especulación electoral”. Obviamente, también sumaron como argumentos –para la tribuna- la cuestión del costo económico de otra elección y el hecho de no generarles inconvenientes a los ciudadanos sumando una elección extra.

El peronismo, contra la prueba y error

Otro sector que estuvo muy atento a la decisión de Vidal fue el PJ bonaerense. Saben que la mandataria toma riesgos al no desdoblar: se pega a Macri, cuya imagen viene en picada, y deja que el peronismo provincial se pegue a Cristina (que tiene al conurbano como su gran bastión), en caso de que sea candidata.

El titular del PJ de esa provincia, Fernando Gray, le apuntó a Vidal por Twitter: “La suspensión del desdoblamiento de las elecciones bonaerenses demuestra una vez más la improvisación del gobierno. Nos llevan permanentemente a situaciones de ensayos de ‘prueba y error’”. Además, agregó que “resulta inadmisible que hayan siquiera evaluado despilfarrar más de 3 mil millones en un desdoblamiento electoral totalmente innecesario”.