“No sé quién le hizo creer a Macri que en Argentina sobraban dólares”

Miguel Pesce, presidente del BCRA, avaló el impuesto del 30% al dólar ahorro. Explicó que el flujo de divisas del país es muy bajo y que hay faltante de dólares tanto para pagar la deuda en el exterior como para los argentinos que quieren comprar para ahorrar. Señaló que este tipo de medidas se toman en el marco de un proceso de acuerdo social de precios y salarios que buscan reactivar el consumo interno y recuperar la economía del país. “Lo primero es producir para poder sacar a la gente de la situación de pobreza en que se encuentra”, insistió.

 miércoles, 18-diciembre-2019

El titular del Banco Central de la República Argentina defendió el proyecto macroeconómico del gobierno nacional presentado ayer por el ministro de Economía Martín Guzmán y criticó duramente la gestión de Mauricio Macri


“La única manera de ordenar esto es a través del control de cambio”, sostuvo el presidente del BCRA Miguel Pesce frente al increíble endeudamiento y el 40% de pobreza que dejó la gestión de Cambiemos en el país. En ese sentido, avaló el impuesto del 30% a la compra de dólares para la formación de activos externos y para el turismo anunciado ayer en conferencia de prensa por el ministro de Economía Martín Guzmán ya que, según indicó, hay un flujo muy bajo de divisas. “No sé quién le hizo creer a Macri que en Argentina sobraban los dólares”.

En diálogo con radio El Destape, el titular del organismo explicó que, hasta que no se recupere el nivel de exportaciones e ingresen divisas al país cercanas a los 90 mil millones de dólares, “va a ser un poco más caro veranear en el exterior que en Argentina”. Indicó que, si no se tomaran este tipo de decisiones, el tipo de cambio tendría que ser igual para todos y esto provocaría una caída del salario real y del consumo de los argentinos, “algo que nade quiere ya que tenemos el 40% de la población en situación de pobreza”, remarcó.

Por otro lado, aprovechó para criticar las políticas económicas y financieras del anterior gobierno. Dijo que “hubo cantos de sirenas” que disfrazaron la realidad. En ese sentido, explicó por ejemplo que el superávit comercial que se alcanzó fue con una fuerte caída de las importaciones; que a pesar de tener la base monetaria congelada los índices de inflación fueron altísimos – ronda un total del 300% de inflación durante ese período -; y que la solución que encontró el gobierno anterior ante la falta de moneda extranjera fue el endeudamiento.

Frente a este crítico contexto social y económico, Pesce aclaró que el gobierno tiene dos desafíos importantes que son la negociación del pago de la deuda y el acuerdo de precios y salarios, algo que permitirá realizar proyecciones e ir tomando otras medidas respecto de las tasas de interés de plazos fijos y la otorgación de créditos, entre otras cosas. Y volvió a insistir en que lo primordial es producir y sacar a la gente de la situación de pobreza en que se encuentra. “El resto va a tener que esperar”, concluyó.