No se salva ni la pizza

La Asociación de Propietarios de Pizzerías informó que en el último año cerraron un 6,7 % de las pizzerías registradas en el país. Son 400 locales que bajaron la persiana y un mínimo de 1.600 personas que quedaron sin trabajo. La pizza, que se convirtió en parte integral de la cultura argentina, también sufre la crisis.

 martes, 23-abril-2019

La pizza se transformó en una tradición argentina. Ahora, sufre los efectos de la crisis en carne propia.


La crisis hace caer sus consecuencias sobre todos los sectores de la economía, incluso los más inesperados. La Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas (Appyce) informó que en el último año registraron el cierre de 400 pizzerías, sobre un total de cerca de 6.000 locales en todo el país. Implica que un 6,7 % de los comercios dedicados a la venta de pizza –ya convertida en una tradición argentina- debió bajar la persiana.

El informe, difundido por el diario Página/12, destaca que si bien en el sector hay mucha informalidad laboral (lo que dificulta el cálculo de un número exacto), como mínimo en cada local trabajan cuatro personas, por lo que el cierre de pizzerías generó la pérdida de, como mínimo, 1.600 puestos de trabajo. Javier Labaké, director de la Escuela Profesional de Maestros Pizzeros de Appyce, señaló que el embate de la situación económica demoró más en llegar al rubro porque “sigue siendo una opción más accesible en términos relativos frente a los restaurantes”.

Labaké repasó la dificultad de las pizzerías para afrontar los aumentos: la harina aumentó un 200 %, la muzzarella un 55 %, el tomate redondo fresco subió un 80 % y el precio de la cebolla escaló un 90 %. Además, hay que sumarle los aumentos de los servicios de gas, energía y agua. En paralelo, según Labaké el precio de la pizza aumentó entre un 41 % y un 43 % según la región. “Todo suma, hasta el papelito que usamos para promocionar la pizza”, graficó Labaké.

“El pizzero sabe que hace un producto que el pueblo sigue consumiendo y está asumiendo los aumentos de los costos y no está incrementando la pizza de acuerdo al valor de los aumentos. Eso lleva a que el pizzero tenga menos margen o nada de margen y que tenga que cerrar sus puertas”, lanzó el representante de este sector gastronómico.