suscripcion alreves.net.ar

No tan buenos anfitriones

La UCR emitió un breve comunicado firmado por su presidente, Alfredo Cornejo, en donde insinúa que Argentina no debería continuar refugiando a Evo Morales. Históricamente leguleyos, los radicales argumentan que el líder aymara tenía prohibido realizar “declaraciones políticas”, algo que no especifica la Ley 26.165 de Protección al Refugiado que prioriza, ante la posible expulsión o cese del estatus, “proteger la vida, la libertad y la seguridad” de la persona. Al reclamo se sumó el cordobés Mario Negri que señaló que Evo Morales confundió “refugiado” con “comité de campaña”.

 Martes, 14-enero-2020

El presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, junto a la vice Alejandra Lordén, firmaron un documento en donde se preguntan retóricamente si Argentina debería seguir refugiando a Evo Morales en su territorio


“¿Podemos seguir “refugiando” a Evo Morales?”. Así se titula el breve comunicado que emitió hoy la UCR en donde manifiesta su intención de que se le quite la condición de refugiado al presidente boliviano – aún en funciones porque su mandato finaliza el 22 de enero y la asamblea de su país aún no aceptó su renuncia – porque, según entienden, no respetó la única condición para su estadía que era no realizar “declaraciones políticas”. “Visitó la Quinta de Olivos, concedió todo tipo de reportajes a diferentes medios de comunicación, participó de actos políticos”, enumeran los defensores de las libertades y la democracia. Pero a lo que se aferran, fundamentalmente, es al audio que se filtró en el que Evo dijo que “había que organizar milicias armadas del pueblo” en el caso de que regrese a su país, en donde – cabe destacar- rige una dictadura cívico militar religiosa desde el 10 de noviembre, que llevó adelante las masacres de Senkata y Sacaba – con un saldo aproximado de 20 muertos – y sobre la que pesan graves denuncias de violaciones a los DDHH.

Si bien Evo Morales salió a aclarar vía Twitter que se refería a “las guardias comunales” que siempre han garantizado la seguridad del movimiento indígena campesino, la UCR consideró que estas definiciones “atentan contra la paz y la democracia del país vecino” –en donde en realidad hay un golpe de Estado– “que está en pleno proceso de normalización de sus instituciones” y criticó al Gobierno Nacional por no repudiar estas expresiones. Quien se sumó al reclamo fue el cordobés Mario Negri, diputado nacional y presidente del Bloque UCR y del Interbloque Juntos por el Cambio, que pidió al canciller Felipe Solá una reunión con los presidentes de los bloques para conocer su postura respecto de los dichos de Morales. “Ha confundido ‘refugiado’ con ‘comité de campaña’, además de expresarse a favor de la violencia armada”, twitteó esta mañana.

Lo cierto es que la Ley General de Reconocimiento y Protección al Refugiado no detalla exactamente que un refugiado tiene prohibido realizar declaraciones políticas. En su artículo 7, especifica que “ningún refugiado”, inclusive cuando aún este en trámite esta solicitud, “podrá ser expulsado, devuelto o extraditado a otro Estado cuando haya razones fundadas para creer que estaría en peligro su derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”, algo que el gobierno de facto de Bolivia no le garantiza a Morales, ya que la semana pasada el funcionario Arturo Murillo advirtió que al presidente lo esperan “unas esposas” y “el penal de La Paz” en el caso de que regrese a su país. Además, establece que la expulsión de un refugiado es una medida “excepcional” que debe ser “razonable y proporcionada” y en donde debe haber un “balance adecuado” entre los derechos del refugiado y el supuesto peligro para la seguridad nacional.

El presidente del partido, el mendocino Alfredo Cornejo – quién hace un mes insultó al periodista Pablo Duggan – evalúa la posibilidad de presionar al Gobierno Nacional para que le quite el estatus de refugiado a Evo Morales a través del un pedido al Ejecutivo o mediante una declaración pública, debido a que no habrá sesiones extraordinarias hasta febrero. Mientras tanto en Bolivia, el ministro de Deportes, Milton Navarro, destruyó a martillazos el busto de Evo Morales que había en un polideportivo de Cochabamba. “Cuando destruyen el busto con mi imagen, quieren hacer desaparecer al movimiento indígena popular. No lo hacen con las imágenes del dictador Banzer o del neoliberal Víctor Paz”, twitteó Evo Morales.