No tiren cascotes, arrimen ladrillos

Greda, guano y agua. Viruta, carbón y sol para darle el color. Materias primas de una manufactura primaria casi artesanal. Economía de subsistencia.

 lunes, 27-abril-2020

Fotografías de Hugo Suarez para Al Revés.


Los cortaderos de ladrillos emplazados en lo que se conoce como Zona Rural del sur de Córdoba Capital (Av. Vélez Sarsfield al 8000 aprox.), constituyen la fuente de ingresos de un grupo de familias que tradicionalmente se han dedicado a este oficio. “Mi abuelo, mi padre y mis hijos se dedican a esto” nos refiere Andrés Ontiveros, de 47 años, que fue “ladrillero” casi toda su vida, incluso cuando se animó a ser el “9” de Juvenil de Barrio Comercial gambeteando los mismos guadales en los que hoy se gana el pan.

Junto con él, su hermano Roque. Cada uno puede fabricar entre 800 y 1000 ladrillos por día. El producto final demanda un enorme esfuerzo: amasar el barro, moldearlo, secarlo y hornearlo. Casi dos semanas para que un kilo de barro se convierta en un ladrillo anaranjado. Es tiempo de “stockearse”. Trabajan para tener el material listo por si alguien viene, en esta época que al margen de la cuarentena, la venta de ladrillos ya venía en picada: “Está todo parado, no se vende nada… Hubo épocas muy buenas, vendíamos mucho… Los countries, alguna cooperativa, clientes particulares… un arquitecto que nos compraba a veces”. Luego sigue: “… además, el ladrillo de barro ya no se usa tanto. El ladrillo block y el palmar se usan mucho más en la construcción de edificios”

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

A esta realidad, se suma que en la zona de Nuestro Hogar III, se han instalado cortaderos más grandes, de hasta 15 personas, atendidos por la comunidad boliviana y peruana y que venden mucho más barato. ¿Cuánto es más barato? Le pregunto y me contesta “nosotros estamos vendiendo a $1000 los 1000 ladrillos”. La cuenta es clara, un peso por ladrillo. Busco precios en las ferreterías y corralones de Córdoba y el costo oscila entre los $6,50 a $22 por unidad venta mayorista. Otra vez el desfasaje entre productores y distribuidores en la confección de la cadena de precios, como síntoma de un modo de hacer economía que disimula el canibalismo entre trabajadores bajo el paraguas del libre mercado.

“50, 100 ladrillos por venta, a algún vecino que viene de vez en cuando”, me dice Juan Gómez, propietario de un cortadero que puede hacer hasta 3000 ladrillos por día. Junto a su hijo, disponen de un tinglado mucho más grande, pero al igual que la familia Ontiveros, dan cuenta que no se está vendiendo nada. Tampoco pueden acceder a los subsidios que el Estado Nacional está otorgando ya que no son monotributistas, sino trabajadores informales independientes.

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

ladrilleros en cortadero foto alreves.net.ar

 

Cerca del mediodía, el fuego crepita en un rincón, por motivos diferentes pero igualmente ancestrales: “Parar la olla. Algo vamos a picar”, se prometen estos hombres mientras rodean una mesa. Me invitan, me muero de vergüenza por que no puedo quedar y no dejo de pensar en todo el confort construido sobre los hombros de estos tipos, que para ganarse el pan deben literalmente hundir sus manos en el barro.