Nos arrancan la vida

La violencia machista sigue participando. Hay 223 mujeres menos en lo que va del año en todo el país. La falta de presupuesto y políticas de Estado colaboran para que, en contextos de crisis económica, las mujeres seamos asesinadas como una forma de reafirmación de una masculinidad que ve peligrar su lugar de dominación histórica. Este año se destinaron sólo 11 pesos por mujer para combatir la violencia de género.

 martes, 17-septiembre-2019

La violencia machista decide impunemente todos los días llevarse la vida de un mujer en Argentina


“La maté porque era mía” es la idea que subyace en la mente de muchos femicidas que, según indican las cifras, recrudecen su violencia al ver peligrar el tradicional lugar de proveedor en contextos de crisis económica y social. En un país donde los índices de pobreza superan el 30% y con dos millones de desocupados, la violencia de género aparece como una herramienta fortalecedora de aquellos hombres que no encuentran el poder en otro lugar que no sea en controlar los cuerpos y las vidas de las mujeres.

Los datos son alarmantes. Si bien el movimiento feminista, las organizaciones que luchan contra la violencia de género y millones de mujeres en las calles han logrado que el Ni Una Menos se instale como un mantra en nuestra sociedad, las cifras continúan indicando que el machismo ofrece una gran resistencia respecto de los avances y logros de las mujeres en cuanto a la igualdad y el respeto a sus derechos. “La violencia contra las mujeres no sube porque protestemos en las calles”, señala Dora Barrancos, investigadora feminista y actual candidata a senadora por el Frente de Todos. Según manifestó ayer en una entrevista, no existe una política de prevención y, lamentablemente, las políticas económicas y sociales llevadas adelante por el actual gobierno redundan en mayor violencia. En ese mismo sentido, desde organizaciones feministas como Mumala y el Observatorio Ahora Que Sí Nos Ven remarcaron que “no alcanza con el 144”, línea telefónica gratuita destinada a atender, asesorar, contener e informar a mujeres. Si bien hubo más de 12 mil llamadas en el mes de junio – información disponible del Registro Único de Casos de Violencia contra las Mujeres que realiza el INDEC –, el presupuesto destinado durante este año fue de sólo $11,36 por mujer para combatir la violencia de género.

Este fin de semana hubo 4 femicidios, pero los números ascienden a 223 en lo que va del año. Cada 20 horas, una mujer es asesinada por violencia de género en manos de agresores que en un 84% pertenecían a su círculo íntimo o las conocían y en un el 65% fueron crímenes cometidos en la vivienda de la víctima. Es decir que quienes deciden terminar con sus vidas son hombres que las conocen y que logran acceder a sus hogares, aún cuando el 37% de las víctimas había hecho la denuncia correspondiente y el 23% había conseguido que la Justicia dictara medidas de restricción contra los denunciados. Sin embargo, esta información pareciera no sensibilizar a quienes deberían tomar cartas en el asunto: ayer en la presentación del Presupuesto 2020, el ministro Hernán Lacunza señaló que los recursos asignados a los PPG (Programas con Perspectivas de Género) se incrementarían en un 33 % anual, un monto por debajo de la inflación esperada. Disculpen las molestias, pero nos siguen matando.