Marisa Cariddi

Lic. en Trabajo Social y ref. de Barrios de Pie

columnista alreves.net.ar

Nos quitaron el trabajo como herramienta de subsistencia y dignidad

Carta abierta al Presidente Mauricio Macri

Hace 33 años que transito los barrios, pasé la crisis de 1989 y del 2001 y, aunque en mi ejercicio profesional como Licenciada en Trabajo Social hoy es frecuente ver como niños y niñas asisten a comedores escolares, salas cunas y comedores comunitarios llorando de hambre, sigo sin acostumbrarme a esta situación.

Hace poco tiempo atrás, tuve la oportunidad de trabajar con una familia compuesta por un matrimonio joven y sus tres hijos. Las changas que realizaban tanto la madre como el padre de estos niños, no alcanzaban para alimentarlos, abrigarlos, cambiarle los pañales. Ni siquiera podían lavar sus ropas, ya que no contaban más que con lo puesto. Cada vez que estos niños asistían al comedor de su barrio, resultaba desgarrador ver como pasaban del llanto a la risa con tan solo un plato de comida.

Durante décadas, sucesivos gobiernos generaron políticas de exclusión social. Nos quitaron el trabajo como herramienta organizadora de nuestra subsistencia y dignidad. Comenzamos a tener pobreza estructural, trabajo informal o a vivir de changas, a tener problemas nutricionales por la mala alimentación, escasas posibilidades de alcanzar un techo o de poder terminar los estudios.

Hoy usted ha profundizado esta situación. Todos los días cierran comercios y PyMEs, dejando nuevos desocupados en la calle, nuevos pobres. Hoy somos 15 millones quienes que no podemos garantizar la canasta básica. No lo digo sólo desde la teoría o desde los números fríos, pero cada dígito porcentual que sube el riesgo país y la inflación, se traducen en cientos de miles de nuevos pobres, miles de niñas/os que se quedan sin una copa de leche o un plato de comida.

Ya no hay changas, no hay opciones para la subsistencia, se ven reaparecer enfermedades que están ligadas a las malas condiciones de vida de la población. La situación es crítica y nos preocupa el futuro desarrollo de nuestras/os niñas/os. No entendemos la insensibilidad de su gobierno, qué decide gobernar sólo para sus amigos. Usted ha decidido dejar a la mitad de los ciudadanos bajo la línea de pobreza y a 5 millones sin ninguna oportunidad.

Sin embargo, desde su gobierno deciden atacar a las organizaciones sociales, quienes en la actualidad somos las únicas que trabajamos en pos de regenerar el tejido social, contener y dar respuestas a la crítica situación que atraviesan los que menos tienen.
Es por eso que le pedimos que, así como escucha a empresarios o al FMI, lo haga también con quienes hoy la estamos pasando realmente mal.

A usted hacemos responsable de nuestro futuro, del crecimiento y desarrollo de niños y niñas, de las esperanzas y expectativas de los jóvenes, de la tranquilidad de nuestros adultos mayores. Y también le recordamos que la Argentina nunca se resignó a encontrar la felicidad de su pueblo.