Nuevo cachetazo a los jubilados ¿anticipo de lo que viene?

El Ejecutivo eliminó el reintegro del 15 % del IVA a los jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales. El programa estaba congelado desde fin de año y en 2018 el Gobierno le había puesto un tope de reintegro de 300 pesos. Para el previsionalista Fernández Pastor, la privatización del sistema “es algo cercano y hay que estar muy atentos”.

 lunes, 18-febrero-2019

Los jubilados recién los golpes del Gobierno, especialmente en el último año.


En el día de ayer, el Gobierno nacional eliminó definitivamente el reintegro del 15 % del IVA a los beneficiarios de Anses para compras con tarjeta de débito. El programa se había vencido en el final del año pasado y Macri no lo había renovado, por lo que se encontraba en el aire. Ahora, a pesar de estar autorizado para hacerlo, el Gobierno no lo renovó y le dio de esta manera un nuevo golpe al bolsillo de los jubilados.

Este reintegro era un pequeño respiro para uno de los sectores más vulnerables de la sociedad argentina, pero el macrismo ya dio señales el año pasado de ir en esta dirección cuando estableció un tope de reintegro de 300 pesos por mes. “Cuando nació este programa, se hablaba que se les iba a reintegrar a los beneficiarios 15 mil millones de pesos. Año a año, fue recibiendo tijeretazos”, sostuvo el abogado previsionalista Miguel Fernández Pastor.

Resaltó que en el Presupuesto de este año estaba previsto utilizar para este programa 3.141 millones de pesos pero “decidieron enviárselos al Tesoro y seguir haciendo el ajuste y eliminando este reintegro”. Fernández Pastor afirmó que “al programa ya lo venían matando” y manifestó que “este tipo de programas funciona si se promociona y se actualizan los montos y nada de eso había ocurrido”.

Esta decisión del Gobierno va en línea con los sucesivos golpes a los jubilados que se vienen llevando a cabo desde el Ejecutivo. Para el previsionalista, “hay un cinismo permanente” y la dinámica consiste en “anunciar una cosa como que va a solucionar todos los problemas, se aplica a media máquina y después se elimina”. Fernández Pastor opinó que el programa debió haber repartido equitativamente los 15 mil millones de pesos y “no obligar a gente muy mayor a bancarizarse e ir a comprar a grandes supermercados (que son los que tienen pago con tarjeta)”.

Un 2019 con un FMI presionando

La decisión forma parte de un clima de época y del contexto de un gobierno que pisotea a los jubilados. ¿Cómo seguirá la política previsional en el año electoral? Para Fernández Pastor, la privatización del sistema “no es lejana, es cercana y hay que estar muy atentos”. Adelantó que “este año se van a dar pasos muy concretos en ese sentido” ya que “el FMI viene jugando fichas muy importantes”. “Estoy convencido de que las nuevas AFJP van a ser lo que hoy se conoce como seguros de retiro, que van a eximir de impuesto a las Ganancias y le van a permitir mandar los fondos que antes se pagaban como impuestos a ese cuentas de retiro.