Nuevo round entre Cristina y Bonadío

La expresidenta está citada a declarar hoy, pero presentaría un escrito negando los hechos. Pidió que no haya movilizaciones a Comodoro Py. El miércoles, el Senado decidirá si autoriza los allanamientos pedidos por el juez.

 lunes, 13-agosto-2018

Cristina irá hoy a Comodoro Py y le presentará un escrito a Claudio Bonadío, el juez que la tiene como su gran obsesión.


Hoy será un día clave en la causa de las fotocopias. No tanto por lo que pueda aparecer en la declaración indagatoria de la expresidenta sino porque su presencia en Comodoro Py es uno de los objetivos del juez Claudio Bonadío. Cristina hará lo que ya hizo las otras veces que el magistrado la citó: presentará un escrito negando los hechos y dejando algunas definiciones más jugosas desde el punto de vista político que jurídico.

Quizás también señale que Bonadío y Stornelli se quedaron con la causa sin someterla a sorteo, lo cual ameritaría la nulidad de lo actuado hasta ahora. Podría ser un pedido de la defensa de Cristina.

La actual senadora utilizó su cuenta de Twitter para pedir que no haya convocatoria de la militancia a los tribunales: “Voy a presentarme en Comodoro Py, como lo hice ante cada requerimiento judicial. A lxs compañerxs (sic) que querían movilizarse para acompañarme, les pido por favor que no lo hagan”. Además, solicitó poner “todo nuestro esfuerzo y energía en acompañar y ayudar a aquellxs que la están pasando muy, pero muy mal, en esta verdadera catástrofe económica y social que es el gobierno de Mauricio Macri”.

La causa tiene ya a ocho arrepentidos, que tras confesar delitos –como el caso de Wagner- o ubicarse como víctimas de extorsiones –como los que dijeron haber aportado obligados a la campaña electoral- se fueron tranquilamente a sus casas. El proceso judicial ya está manchado.

Wagner dijo ante Bonadío que había reuniones en la Cámara de la Construcción –la cual dirigía- en las que se digitaban las licitaciones de la obra pública. Así, se decidía el ganador y el precio de cada licitación del Ministerio de Planificación. O sea: confesó un supuesto fraude al Estado con un quebranto de miles y miles y miles y miles y miles de millones de dólares. Pero se fue a su casa. Mientras tanto, Ángelo Calcaterra (primo del presidente) y Paolo Rocca (un gigante intocable) ‘sacrificaron’ un alfil cada uno –Javier Sánchez Caballero, por Iecsa, y Héctor Zabaleta, por Techint- y siguen inexplicablemente en liberad.

El senado decide por los allanamientos

La Cámara Alta decidirá el miércoles si autoriza los allanamientos a los tres domicilios de la expresidenta. Para esto, será clave el voto del bloque peronista que maneja el rionegrino Miguel Pichetto. Aunque todavía no se sabe cuál será la postura del bloque. El propio Pichetto ya se mostró en desacuerdo con los desafueros sin sentencia firme pero proclive a habilitar los allanamientos porque “son una medida de prueba”.