Nunca es tarde

Esta semana, Argentina abrió la inscripción para la vacunación de menores de entre 12 y 17 años con factores de riesgo. Sin embargo, la noticia fue presentada como una medida que llega demasiado tarde. Mal que les pese, los primeros países que comenzaron a inmunizar a niños y adolescentes fueron potencias mundiales y lo hicieron hace muy poco: uno o dos meses atrás.

 Viernes, 30-julio-2021

Gracias a la llegada de las dosis de Moderna, Argentina comenzó esta semana la inscripción para la vacunación de menores de edad con factores de riesgo.


El tiempo es veloz…sobre todo para la oposición política y los medios hegemónicos. La buena nueva de la semana fue, sin lugar a dudas, el inicio de la inscripción para la vacunación voluntaria de menores entre 12 y 17 años con comorbilidades y/o patologías de riesgo. Sin embargo, la noticia fue cuestionada por llegar “demasiado tarde”, al igual que el acuerdo con el laboratorio Pfizer – favorito de Juntos por el Cambio – y Cansino.

Lo cierto es que Argentina no es la peor del grado. El primer país que aprobó la vacuna contra la covid para niños y adolescentes de 12 a 15 años fue Canadá y lo hizo en mayo: es decir hace dos meses y medio. El otro que comenzó por la misma fecha la inoculación a menores fue Estados Unidos. Potencias mundiales con acceso a las vacunas de Pfizer.

Entre las naciones que comenzaron hace un mes y medio, se encuentran Israel, Dubái y Singapur. En Europa, Francia e Italia lanzaron sus campañas de inmunización a menores de edad recién a mediados de junio. Otros países como España calculan aplicar las dosis a principios de septiembre, en coincidencia con el inicio del ciclo lectivo. En el caso del Reino Unido, optó por demorar la vacunación a menores de edad – por ahora – luego de conocer un informe realizado por el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización que indica que los beneficios serían “bajos”.

Por el lado de América Latina, los niños y adolescentes que recibieron los primeros pinchazos fueron quienes habitan el Uruguay: el paisito comenzó a vacunar a menores de 18 años a principios de junio. Para fin de ese mes, se sumó Chile que priorizó a los niños del Servicio Nacional del Menor, de los centros colaboradores, de los centros de atención de salud y los niños con morbilidad especial.

En este contexto, Argentina no pareciese llegar con tanta demora, teniendo en cuenta las dificultades que existieron – y existen – para la adquisición de dosis en el mundo y la profunda desigualdad entre países ricos y pobres. Con dos acuerdos en marcha – Pfizer y Cansino – y las más de 3.500.000 dosis de Moderna donadas por EEUU, el miércoles pasado distintas provincias abrieron las inscripciones para la vacunación voluntaria de adolescentes entre 12 y 17 años con factores de riesgo.

Además de la protección a ese grupo etario, la relevancia de inmunizar a niños y adolescentes radica en la posibilidad de alcanzar la inmunidad de rebaño lo antes posible para poner fin a la pandemia.