Pan para hoy, hambre para noviembre

Las medidas que anunció ayer Mauricio Macri son, para Marco Lavagna, un paliativo que no resuelve la crisis de fondo sino que "patean para adelante" los problemas.

 jueves, 15-agosto-2019

El diputado Marco Lavagna calificó las medidas de Cambiemos como un paliativo que patea para adelante los problemas de fondo.


En un contexto de crisis y devaluación, las medidas que anunció ayer Mauricio Macri replican la ineficacia que por estos días demostró el presidente a la hora de contener al dólar. El diputado nacional Marco Lavagna habló sobre el tema en Nada del Otro Mundo y calificó la situación como un escenario de “oportunidades perdidas”, donde la reacción del gobierno solo confirma la crisis política y de liderazco que lo debilita y las respuestas solo parecen un remedio ineficaz para una enfermedad crónica.

“Veo un gobierno que no termina de encontrar el rumbo y uno de los principales motivos tiene que ver con cuestiones de índole político”, dice el diputado y agrega que a los problemas económicos se le suma una “profunda crisis política” que se manifiesta en la pelea presidencial. “En estos momentos es donde hay que poner calma, poder mostrar que uno sabe para dónde va y en función de eso accionar. El problema es que el gobierno está un poco perdido, no sabe bien cómo reaccionar”, define.

Para Lavagna, el deterioro económico del último año se suma a un cuadro previo de desgaste que subraya “las oportunidades perdidas” que dejó pasar el país para salir adelante.”Hace un par de años la economía está enfrascada en una lógica netamente financiera, entonces todo lo que sea productivo, lo que genera puestos de trabajo, se está dejado de lado. Esto es parte de la destrucción del empleo, la caída de la industria”, señala y agrega que lo que debe modificarse es la lógica de la economía y analizar cuáles son las prioridades. “Si la prioridad son las cuestiones financieras, lamentablemente vamos a seguir en este círculo vicioso donde está permanentemente el gobierno y no sabe cómo salir”, resume.

“A la mayoría de la gente el movimiento del dólar no le importa, el poder comprar más o menos, sino porque cuando sube el dólar, después suben los precios. La mayoría de la gente está con el agua al cuello y se fija cómo hace para llegar a fin de mes”, dice y epxlica que las medidas lanzadas ayer son “correctas” pero solamente “paliativas”. “Hace algunas semanas anunciamos un programa económico, y muchas de estas medidas eran parte de ese programa. La diferencia es el contexto, nosotros planteamos esta medida pero con otra lógica de funcionamiento, con un fuerte control en términos de indemnización, un fuerte incentivo para la inversión. Lo que hace el gobierno es tomar medidas que son positivas, porque alivianan el bolsillo, pero no cambian la lógica de funcionamiento de la economía. Dentro de dos meses vamos a volver a estar en problemas. Nada de lo que planteó el gobierno cambia algo de fondo, es patear la pelota para adelante”.