Para Etchevehere, el lomo es una ganga

El ministro de Agroindustria dijo que “la carne es el alimento más barato por lejos en la Argentina”. “¿Cuánto vale un kilo de helado?”, se preguntó para ejemplificar. Además, culpó a la “cultura bimonetaria que tenemos los argentinos” de la suba de los alimentos.

 miércoles, 2-octubre-2019

El que no come carne es porque no quiere, es lo que parece desprenderse del planteo de Etchevehere.


El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, lanzó otra frase que viajará directamente a la colección de frases –tristemente- memorables que deja la gestión de Cambiemos. Según el planteo del exdirigente rural acusado de esclavizar trabajadores, “la carne es el alimento más barato por lejos en la Argentina, comparado con cualquier otro”.

En una antojadiza comparación, Etchevehere pidió pensar cuánto sale “una pizza” y luego buscó más ejemplos: “¿Cuánto vale un kilo de helado? ¿Cuánto vale un kilo de facturas para tomar mate? Es mucho más caro que un kilo de carne”. El titular de la cartera que tiene como eje la producción de alimentos comparó un alimento básico crudo, que es emblema de la producción nacional, con alimentos procesados industriales que no son parte del consumo alimentario básico sino que son productos que se consumen por placer. “Y no vas a comparar lo que alimenta un kilo de carne con lo que alimenta un kilo de facturas”, remató Etchevehere, en una entrevista con NET TV.

Las cifras no lo respaldan. A pesar de que el funcionario negó que la carne haya aumentado por encima del nivel inflacionario general, el informe del Indec de agosto marca que la carne y sus derivados aumentaron en un año un 56,2 % en el Gran Buenos Aires, un 58,7 % en la región pampeana, un 60,9 % en el noroeste, un 62,3 % en la Patagonia, un 64,3 % en Cuyo y un 65 % en la región noreste. El nivel de inflación general en ese período alcanzó el 53,6 %.

Por su parte, los datos de consumo de carne marcan que se convirtió en un consumo prohibitivo para una gran cantidad de familias argentinas. El consumo en el período enero-agosto cayó a 51 kilos por habitante, una baja de 7 kilos (-11,3 %) en relación a igual período de 2018, según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (CICCRA).

Consultado sobre el brutal aumento de los alimentos, Etchevehere intentó justificarlo diciendo que “es una cultura bimonetaria que tenemos los argentinos”. “No se por qué la gente saca la cuenta. Cualquiera que carga (el precio), cualquier comerciante, dice ‘yo quiero seguir al dólar’. No digo que esté mal, tratan de cuidar sus ingresos. La madre de las batallas es la inflación”, esbozó el ministro.

Una declaración con antecedentes

En julio de 2016, cuando todavía era titular de la Sociedad Rural Argentina, Etchevehere había dicho que “saliendo de la General Paz, la gente no come lomo”, cuando ya se vislumbraba la baja del consumo de ese corte. “A los que vivimos en el campo, nos gusta la carne gorda, con grasa, que es lo que le da sabor. A 100 kilómetros de la Capital, el lomo vale igual que la pulpa”, añadió.