Para Losardo, es un error pensar que la reforma judicial apunta a Comodoro Py

Luego del discurso presidencial de ayer en el Congreso en donde Alberto Fernández anunció la reforma judicial, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, defendió la medida y negó que estuviera dirigida específicamente a los Tribunales Federales de Comodoro Py. La funcionaria remarcó que el objetivo principal es transparentar y agilizar el servicio de justicia. “Hablo mucho con los jueces y les encanta esta reforma”, expresó.

 lunes, 2-marzo-2020


Ayer el presidente Alberto Fernández ratificó, durante la inauguración de las sesiones ordinarias en el Congreso, su intención de llevar adelante un conjunto de reformas y modificaciones en el ámbito del Poder Judicial, para poner fin a “la designación de jueces amigos, a la manipulación judicial, a la utilización política de la Justicia y al nombramiento de jueces dependientes de otros poderes”. En consonancia con estas palabras, la ministra de Justicia, Marcela Losardo, respaldó esta mañana el proyecto aclarando que lo que se busca es transparentar y agilizar lo que son los temas judiciales para conseguir así una “mejor justicia para un mejor país”.

En diálogo con Futurock, la funcionaria defendió la creación de un nuevo Fuero Federal Penal – anunciado ayer por el mandatario – al considerar necesaria la fusión de los mismos y de esta manera evitar la posible discrecionalidad y lentitud en el servicio de Justicia. “Hace unos años se pidió una auditoría al Consejo de la Magistratura y dio como resultado que, por ejemplo, una causa llevaba 14 años. No me parece justo ni para un ciudadano ni para un funcionario. Es mucho tiempo para que una persona espere una sentencia, ya sea para ser condenada o liberada”, explicó. Además, se refirió a la necesidad de que haya más juzgados para una mejor distribución de las causas y también planteó la inquietud acerca de la competencia difusa que tiene el fuero contencioso, por ejemplo.

Con relación a la idea de que el proyecto de reforma estaría dirigido puntualmente a los Tribunales Federales de Comodoro Py – conocidos mediáticamente por citar a declarar a ex funcionarios kircheristas– Losardo negó completamente esta hipótesis. “Es un error pensar que la reforma judicial está apuntada a Comodoro Py. Esto va más allá. Esta transformación es mucho más profunda”, subrayó. En ese sentido, hizo hincapié en la mala aplicación de las prisiones preventivas durante estos últimos años – algo admitido por Germán Garavano, ex ministro de Justicia de Macri – ya que, según explicó, hubo “abuso” y “arbitrariedad” en las mismas. “No sólo pensemos en los funcionarios, sino en los ciudadanos Hubo gente detenida que no debería haber estado detenida”, afirmó. “Hablo mucho con los jueces y les encanta esta reforma. No veo obstáculos en esta reforma”, sostuvo.

Cuando se renuncia, pero no a los privilegios

Frente a la media sanción en Diputados que recibió la semana pasada el proyecto de modificación del régimen de jubilaciones y pensiones de jueces y diplomáticos, la ministra de Justicia descartó la idea de que vaya a haber renuncias masivas de magistrados como efecto del fin de las jubilaciones de privilegio. “No puedo creer que digan que somos los que queremos vaciar el poder judicial. Se va de la justicia el que se quiere ir”, sostuvo. “A mí no me llegó ninguna renuncia. Si tengo 10 o 15 renuncias, es mucho”, finalizó.