Peligro de derrumbe

El día arrancó con una tremenda suba del dólar del 5,79 %, que llevó el tipo de cambio a $ 47,50. Luego bajó a $ 45,90. Por su parte, el riesgo país sigue quebrando marcas: superó los 1.000 puntos. Crece la desconfianza en los mercados, aumenta la inestabilidad y amenaza la sombra del default. ¿La culpa es de un libro, de los argentinos que quieren volver atrás o del modelo económico?

 jueves, 25-abril-2019

Lagarde habla y Dujovne, fuera de foco, escucha. Metáfora perfecta de la economía argentina.


En otra jornada que tuvo momento de temblor, la economía argentina caminó por una cornisa peligrosa. El dólar arrancó la jornada rompiendo pronósticos y se anotó una tremenda suba de $ 2,60, para llevar el tipo de cambio oficial en el Banco Nación de $ 44,90 a $ 47,50. El aumento del dólar en el arranque de la jornada fue de 5,79 %. Un par de horas más tarde, se estabilizó un poco y bajó a $ 45,90, lo que sigue siendo una suba fuerte respecto al día de ayer.

Casi como si el almanaque económico argentino tuviera un reloj, a un año de una jornada de huida de capitales y de inicio de un proceso de fuertes subas del dólar –con mayor potencia en abril/mayo y agosto/septiembre pasados el alto riesgo cambiario vuelve a las pizarras. Era la única variable que el Gobierno había logrado controlar en las últimas semanas y se preveía que se mantuviera a raya al menos unos días más, teniendo en cuenta el ingreso de dólares provenientes del FMI para subastas diarias.

El 25 de abril de 2018, el dólar estaba en $ 20,50 para la venta. Desde allí hasta hoy, llegó a subir ‘apenas’ $ 27 (un 131,71 %). El Gobierno sigue esperando la liquidación fuerte de la cosecha agropecuaria para tener un ingreso genuino de dólares, algo que todavía no sucedió a gran escala. Asegura que así podrá contener la cotización.

Por su parte, el riesgo país –el índice de riesgo que el inconsciente colectivo vincula directamente al 2001- volvió a subir y quebró récords. Fue un 6,21 % respecto de los 950 puntos anotados al cierre de la jornada de ayer. Así, el número trepó hasta los 1.009 puntos, el número más alto desde febrero de 2014. Con la calma llegando a las pizarras de la city, el riesgo país también volvió a bajar hasta un nivel similar al que tenía ayer, pero los sacudones de las primeras horas son señales de alerta.

El default, la palabra prohibida

En Casa Rosada y alrededores, no quieren ni escuchar la palabra. El default parece no ser ya un horizonte lejano. De hecho, el diario Financial Times publicó un artículo titulado “Argentina en la cornisa”. Allí, la periodista Colby Smith definió a nuestro país como “el segundo tomador de deuda soberana más riesgoso del mundo detrás de Venezuela” y remarca que “los funcionarios del Gobierno luchan por contener una inflación récord y una moneda cada vez más volátil”, aunque lo hacen “con poco éxito”.