Pablo Sigismondi

 

columnista alreves.net.ar

Pequeñas manos esclavas del oro