Perdiendo aceite

Además de estar acusada de estafar al Estado, simular una quiebra y fugar dinero, la firma Vicentin avanzó, literalmente, sobre sus trabajadores. Unos motociclistas atropellaron a dos empleadas de la Algodonera Avellaneda que participaban de una protesta por mejoras salariales frente al Complejo Industrial. Cobran alrededor de 20 mil pesos, tienen horarios rotativos y en junio les quisieron pagar parte del salario con carne del frigorífico Friar y aceite de la compañía.

 martes, 25-agosto-2020

Mañana sábado se estrena "Vicentin: de gran empresa a gran estafa", un documental que revela la verdadera historia de la cerealera y recupera las voces de los damnificados.


La principal aportante de la campaña presidencial de Mauricio Macri no deja de estar en el ojo de la tormenta, a pesar de que el gobierno nacional desistió de su intervención y expropiación. Además de estar siendo investigada por presunta estafa al Estado por los créditos irregulares por los 18 mil millones de pesos que les otorgó el Banco Nación – y que la cerealera nunca devolvió – y de estar sospechada de simular una quiebra para fugar dinero, ahora la exportadora de granos avanzó, literalmente, sobre sus trabajadores.

Con el estilo patotero de quienes consideran que están por fuera del Estado de Derecho, un grupo de rompehuelgas irrumpió en el acampe que llevan adelante hace más de 60 días los trabajadores de la Algodonera Avellaneda y, dirigidos por Héctor Vizcay – representante legal de la empresa – unos motociclistas atropellaron a dos trabajadoras que estaban reclamando mejoras salariales en las puertas del Complejo Industrial que la compañía tiene en la localidad. “Pedimos que tomen cartas en el asunto un fiscal, un juez o el propio Gobierno, porque si no va a terminar muy mal esto”, afirmó Daniel Yofra, secretario general del gremio de Aceiteros, a FM La Patriada.

Los empleados mantienen un conflicto desde junio debido a que perciben salarios que oscilan entre los 20 y los 24 mil pesos, tienen horarios rotativos y la patronal quiso abonarles parte de su sueldo con carne del frigorífico Friar – también perteneciente a la firma Vicentin – y con aceite de la compañía. Además, vienen exigiendo pasarse al gremio de Aceiteros, ya que el sindicato Asociación Obrera Textil fue señalado como cómplice de la exportadora de granos. “La Algodonera está parada desde el 12 de junio. Paramos la producción, salimos a reclamar afuera y nunca fuimos escuchados. Ni por el sindicato ni por la patronal”, aseguró a C5N Sonia Zanel, una de las delegadas que debió ser hospitalizada luego del ataque.

El 80% de la Algodonera Avellaneda pertenece a Vicentin Saic y el 20% a Vicentin Family. Cuenta con 430 empleados, de los cuales 300 están participando del acampe. La semana pasada el juez federal Julián Ercolini ordenó la inhibición total de los bienes de la empresa textil por ser garante de la deuda que mantiene Vicentin Saic con el Banco Nación y dispuso la prohibición de innovar la composición accionaria de la firma.