Pizzichini: “Vamos al paro por las dudas”

El dirigente de Federación Agraria de Córdoba admitió a este portal que no había unanimidad en el reclamo y que “estaban mezclando todo”. La Mesa de Enlace decidió tomar una medida de fuerza típica de los patrones de estancia: un lockout. Desde CRA dijeron que quieren directamente la eliminación de las retenciones, mientras que Conninagro definió la protesta como “una rebelión contra una imposición del gobierno”. Algunas organizaciones nucleadas en Federación Agraria advirtieron que es una disposición “netamente política” y que “no expresa el mandato de nuestras bases". El presidente Alberto Fernández insinuó que hay dirigentes de Cambiemos detrás de esta medida.

 viernes, 6-marzo-2020

La Mesa de Enlace lanzó un lockout por el aumento del 3% de las retenciones a la soja, pero no hay unanimidad en las bases


En diálogo con Nada del Otro Mundo, Agustín Pizzichini, representante de Federación Agraria de Córdoba, admitió que no había unanimidad en el reclamo de las entidades rurales y que “estaban mezclando todo”. Consultado acerca de cuál sería la solución ideal que esperan del gobierno, sostuvo que no era algo que él podía decir. Por último, terminó aceptando que – en la práctica – las retenciones no afectan a quienes ya tienen realizadas sus declaraciones y que el paro es “más simbólico” que otra cosa. “Creo que sí, que vamos al paro por las dudas”.

La resolución de aumentar sólo un 3% de las retenciones a la soja – a partir de las mil toneladas anuales -, mantener la alícuota del trigo y el maíz y bajar las de otros cultivos regionales no bastó para satisfacer a las “exigentes” entidades ruralistas del país que, durante la anterior gestión de Mauricio Macri, sí avalaron las mismas medidas. La Mesa de Enlace sintió un “sabor amargo” – Daniel Pelegrina SRA sic- luego de esta decisión del gobierno nacional y establecieron un cese en la comercialización de granos y hacienda bovina desde el 9 al 12 de marzo próximo.

Si bien el Ministerio de Agricultura remarcó que el monto recaudado por esta suba en las alícuotas a la soja – 354 millones de dólares – regresará al sector agropecuario en forma de compensaciones y baja de impuestos a las economías regionales, los grandes empresarios entienden que las retenciones representan un “mordiscón” a la producción agroexportadora y que siempre se les pide un esfuerzo a ese sector. Un sector que, por ejemplo, no participó de la firma del “Compromiso Argentino de Solidaridad” al que sí adhirieron empresarios, sindicalistas y movimientos sociales para “poner a la Argentina de pie”, como sostiene el presidente Alberto Fernández.

Lo cierto es que los motivos del lockout – medida que sólo toman patrones y empresarios – no los tienen claro ni ellos. Pareciera ser la oposición por la oposición misma. Esta mañana, el vicepresidente de Conninagro, Norberto Niclis, definió la convocatoria como una “rebelión contra la imposición del gobierno” y además, adujo que la gestión de Alberto Fernández utiliza como excusa el hambre “que no es cierta”. Desde CRA, Gabriel De Raedemaeker se atajó diciendo que “la decisión ya estaba tomada antes de las reuniones con el ministro de Agricultura” – o sea que no importaba lo que resolviera el gobierno – y que lo que quieren es “la eliminación” de las retenciones.

Los “camprichosos” vs los disidentes

No obstante, se escucharon voces en desacuerdo con la convocatoria de los ruralistas. Entre ellas, algunas organizaciones nucleadas en Federación Agraria. Dardo Alonso, vicepresidente de la Federación Agraria de Tandil, dijo que no habían sido consultados y que no todos estaban de acuerdo con el lockout. “Nuestro sector fue el más castigado por la anterior gestión. Macri no pagó las cuotas de las compensaciones”, afirmó en declaraciones radiales. A diferencia de Cambiemos, remarcó que durante el año 2015 bajo el gobierno de Cristina Fernández, “más de 450 productores cobraron las compensaciones”. “Lógico, los que tienen papeles”, ironizó respecto de las irregularidades que existen en el sector.

También la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe) manifestó su resistencia a la medida tomada por la Mesa de Enlace. “Se trata de una medida netamente política, que no expresa el mandato de nuestras bases”. En ese mismo sentido, Eduardo Buzzi, ex Federación Agraria, tildó de “lamentable” el paro y resaltó el espíritu conciliador del gobierno nacional. Con cierta molestia, el presidente Alberto Fernández afirmó que ya habían negociado “pero ellos quieren ganar siempre”. “No es lo mismo que hable un presunto chacarero que un presunto militante o dirigente encubierto. Eso está claramente inducido por dirigentes de Cambiemos. Son las reglas de juego que buscan imponer”, concluyó.

Lockout débil

Según publica BAE Negocios, el impacto de la medida de fuerza de la Mesa de Enlace tendría efectos muy débiles sobre la economía. La Consultora Agritend consideró que la convocatoria sólo reviste un carácter simbólico y que no tendrá consecuencias desde el punto de vista práctico. Por su parte, la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores explicaron que, si bien los ingresos serán menores, no habrá desabastecimiento en las carnicerías.