Plan canje de fallos

La fórmula de movilidad de Ansés aprobada hace un año redujo más del 20% del poder adquisitivo a 18 millones de jubilados. La Corte Suprema tiene que resolver sobre su constitucionalidad, pero priorizó la causa Blanco, que beneficia a menos del 2% de los pasivos. "El gobierno cambia un fallo que no lo afectará por otro que crea una presión social incontrolable", dijo Fernández Pastor.

 miércoles, 19-diciembre-2018

Anses lucra con los créditos "blandos" para jubilados: cobra un interés superior a la actualización y la inflación anual.


El abogado especialista en derecho previsional Miguel Fernández Pastor consideró que el fallo contra el Anses de la Corte Suprema de Justicia en la llamada causa Blanco puede actuar como escudo o “canje” para que el máximo tribunal declare la constitucionalidad de la “fórmula Pichetto” de movilidad jubilatoria, que este año le hizo perder más de un 20% de poder adquisitivo a los haberes de los pasivos. Esa causa, en la que el propio Fernández Pastor es amparista, está a resolver por la Corte Suprema, y un fallo contrario a Ansés desmoronaría todo un andamiaje de ajuste implementado por el gobierno nacional contra los jubilados a pedido del Fondo Monetario Internacional.

La llamada “fórmula Pichetto”, aprobada por el Congreso el 18 de diciembre de 2017, indexa las jubilaciones a partir de un coeficiente integrado 70% por IPC y 30% Ripte (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), reemplazando a la baja la anterior fórmula basada en la recaudación impositiva, mucho más beneficiosa para los jubilados. La sanción de la nueva fórmula se produjo en un marco de brutal represión a las manifestaciones opositoras y contó con el apoyo de gran parte del peronismo amigo del gobierno.

“La aplicación de esta fórmula afectó la vida a 18 millones de argentinos, pero de esto los principales medios no dicen nada. Obviamente, si la Corte resolviera que la fórmula de movilidad es inconstitucional, el impacto sería de alto voltaje institucional, y agregaría, aterrador para el FMI”, señaló Fernández Pastor. “El Gobierno cambia un fallo que no lo afecta ni lo afectará presupuestariamente en absoluto (el fallo Blanco) y que beneficia a menos de 150 mil personas –por más que efectivamente tengan derecho – por otro que impacta sobre 18 millones de compatriotas y que le crea una presión social incontrolable”, sostuvo el también ex director de Ansés.

El martes, la Corte Suprema dictó el fallo en la causa del jubilado Blanco, que definió que las remuneraciones previsionales deben actualizarse con el Índice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción (ISBIC), que da como resultado una actualización más beneficiosa que la fórmula que proponía Anses, basada en la RIPTE.
Fernández Pastor remarcó que ni al Gobierno ni FMI “le cambian absolutamente nada” la definición de aplicar el ISBIC o el RIPTE en los casos contemplados por la sentencia.

“Es así, porque las sentencias se pagan de acuerdo a la partida presupuestaria que fue definida hace pocos días por la ley de Presupuesto. Esto quiere decir que, según se resuelva el caso, se pagarán más o menos sentencias pero en ningún caso se utilizará un peso más del que fija la partida presupuestaria”, señaló. “Por lo tanto ¿qué cuestión institucional esta en juego? Ninguna, el fallo “Blanco” será uno más de los tantos fallos testigos que saca la corte y que, para colmo, afecta a menos del 2% de los jubilados y pensionados”, aclaró el abogado.