Pobreza infantil, la herida que profundizó el modelo

Según la UCA, hay 600 mil chicos menores de 17 años que cayeron en la pobreza estructural entre 2017 y 2018. Es un aumento de más de 4 puntos porcentuales. Fuerte incremento en las privaciones en el acceso a los alimentos. El informe señala que el problema no es nuevo pero “se ha profundizado en el marco de una economía recesiva e inflacionaria”.

 lunes, 29-abril-2019

La pobreza monetaria sumada a la privación en el acceso a al menos un derecho básico afecta al 41,2 % de los niños, niñas y adolescentes del país.


El presidente Mauricio Macri pidió en reiteradas oportunidades que se evalúe su gestión por si logró bajar la pobreza. Un nuevo informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) indicó que el número de menores de 17 años que sufren pobreza monetaria sumada a la privación de al menos un derecho esencial pasó de 4,1 millones en 2017 a 4,7 millones en 2018. Son 600 mil nuevos menores que pasan a engrosar la estadística más dolorosa.

Entre un año y otro, el porcentaje de menores que sufren esta pobreza multidimensional ascendió de 37,1 a 41,2 %. La UCA dice que “no se trata de un fenómeno nuevo sino que se ha profundizado en el marco de una economía recesiva e inflacionaria” y que “es un dato relevante y que evidencia la crisis socioeconómica por la que se atraviesa”.

El trabajo de la UCA realiza una medición multidimensional de la pobreza infantil, en el que contempla derechos como alimentación, saneamiento, vivienda, salud, información y estimulación/educación. “En la única dimensión de derechos que se advierte un retroceso preocupante es en el acceso a los alimentos”, dice el informe. La incidencia de la privación en el derecho a la alimentación pasó de 5,7 % en 2015 a 7,7 % en 2016, luego tuvo un leve descenso a 7,1 % en 2017 y se disparó a 11,2 % en 2018. La privación del derecho alimentario en su versión más severa pasó de 3,5 % en 2015 a 4,9 % en 2018. “Sin dudas, la actual coyuntura económica ha tenido un efecto específico en las privaciones más urgente como es el caso del acceso a los alimentos en cantidad y calidad”, dicen desde la UCA, al tiempo remarcan el “deterioro de las condiciones de vida de los hogares y las mayores dificultades para acceder a los alimentos”.

Además, el estudio señala que si bien desde 2010 se dieron “avances sostenidos en el espacio del acceso a la información y estimulación/educación”, en los últimos dos años hay una reversión de la tendencia, lo cual la UCA atribuye “al agotamiento de programas como ‘Conectar Igualdad’ y otros programas provinciales”.

En las consideraciones que hacen los especialistas del Observatorio de la Deuda Social se distinguen con claridad las consecuencias del modelo vigente desde que gobierna Mauricio Macri. “Cuando se consideran estas múltiples dimensiones de derechos que comprometen el desarrollo de capacidades en la infancia y adolescencia, la pobreza afecta al 63 % en el tercer trimestre de 2018, y al 19 % en niveles graves de privación”, remata el informe.