Poco honorables

Hasta ayer, había acuerdo en el Senado para tratar el proyecto de Ley de Alquileres que se viene debatiendo desde hace cuatro años. Pero el interbloque de Juntos por el Cambio bloqueó el tratamiento argumentando que no iban a convalidar “la música que ustedes tocan en la cubierta del Titanic". En la sesión virtual también se iba a tratar la Ley de Educación a Distancia y la constitucionalidad de varios DNU, entre ellos uno vinculado con las escuchas judiciales emitido durante la gestión de Mauricio Macri. La jugada política extiende la agonía de casi 9 millones de inquilinos que aguardan la sanción de una ley necesaria en medio de la crisis del coronavirus.

 viernes, 5-junio-2020

Con acusaciones de "atropello" al oficialismo, 29 senadores de Juntos por el Cambio y aliados impidieron el tratamiento la ley de alquileres y de educación a distancia.


Ayer, alrededor de 9 millones de argentinos que no tienen acceso a la vivienda propia y se ven obligados a alquilar, fueron testigos de cómo los “honorables” senadores de la Nación pateaban para adelante el proyecto de Ley de Alquileres que se viene discutiendo desde hace cuatro años. Según indicaron legisladores del Frente de Todos y algunos integrantes de la oposición, había acuerdo para el tratamiento de los temas del día, entre los cuales también figuraban la Ley de Educación a Distancia y la constitucionalidad de varios DNUs, dos de ellos emitidos en la gestión de Mauricio Macri vinculados a las escuchas judiciales.

Sin embargo, el interbloque de Juntos por el Cambio y algunos representantes del Interbloque Federal decidieron abandonar la sesión y no garantizar los 2/3 para la votación. “No estamos para convalidar la música que ustedes tocan en la cubierta del Titanic”, lanzó Luis Naidenoff, presidente del bloque de la UCR. Por su parte, los senadores del Pro, Humberto Schiavoni y Esteban Bullrich hablaron de “avasallamiento” institucional por parte del Frente de Todos e insistieron con las sesiones presenciales. “No avalaremos la discusión de DNU que no se encuentren dentro del marco de la emergencia del COVID-19, tal como se estableció desde la presidencia del Senado”, twitteó el ex ministro de Educación. “Excelente. No se la dejamos pasar, ¿vieron? Algunos nos dicen que somos medios flojos, pero no somos flojitos”, festejó Patricia Bullrich en un video.

Para Alberto Weretilneck lo que sucedió ayer fue “una verdadera falta de respeto a toda la sociedad argentina”. El senador de Juntos Somos Río Negro había declarado en distintos medios que estaba todo acordado para que la Ley de Alquileres fuera aprobada ayer en el Congreso. “Les molesta que el Senado se ocupe de temas de la anterior gestión”, cuestionó. En diálogo con El Destape, Anabel Fernández Sagasti, legisladora del Frente de Todos, tildó de “berrinche” la conducta de Juntos por el Cambio. En ese sentido, recordó que hace menos de un mes la oposición realizó la “Caravana por la Democracia” exigiendo la apertura del Congreso. “Ellos ayer se retiraron y nosotros seguimos trabajando”, ironizó. “Vamos a seguir con el Congreso activo y generando nuevos derechos”, aseguró.

Sorpresa, molestias y críticas de inquilinos

Desde las agrupaciones que nuclean a los inquilinos manifestaron sorpresa y molestia por lo sucedido ayer en el Senado con la dilatación de la sanción de la Ley de Alquileres. Criticaron a la oposición por defender los intereses del sector concentrado del mercado inmobiliario y al oficialismo por la ligereza y desprolijidades al momento del tratamiento del proyecto.

Maximiliano Vittar, representante de Inquilinos Córdoba, comentó a Nada del Otro Mundo que generó mucha amargura lo que ocurrió ayer y recordó que el proyecto había sido presentado por el actual bloque opositor que en ese momento era oficialismo. En cuanto al texto de la ley, remarcó que hay algunos puntos que deberían reverse: la facilidad para realizar desalojos y la incorporación del sector bancario en las garantías porque va a terminar siendo “un negocio y un gasto más”.

Además, sostuvo que algunas inmobiliarias y/o propietarios están cometiendo serias irregularidades aprovechando la cuarentena. “A algunos inquilinos les han mandado cobradores y les han hecho afrontar el gasto de un remis para que les lleven el dinero porque no querían darle un CBU”, detalló. “Otros han recibido extorsiones: si renovaban ahora el contrato, les darían menos aumento que si lo hacen en septiembre; o si no les han propuesto cobrar una comisión por la extensión del contrato, lo cual es totalmente ilegal”, puntualizó.