Poco nobel

Mario Vargas Llosa no pierde oportunidad alguna para atacar a todo gobierno que no represente sus ideales/intereses. El domingo publicó un artículo en el diario El País en el que responsabiliza a China por querer ocultar el coronavirus “como hacen todas las dictaduras” y comparó la pandemia con el accidente nuclear de Chernóbil en la URSS. Sin embargo, el escritor peruano no emitió opinión acerca de los disparates que dijeron líderes como Donald Trump o Jair Bolsonaro respecto del virus. La embajada de China en su país calificó sus declaraciones como arbitrarias y estigmatizantes.

 martes, 17-marzo-2020

El escritor peruano sostuvo que el coronavirus puso de manifiesto el problema que significa tener una "dictadura" en la República Popular China


Sabido es que el prestigioso escritor Mario Vargas Llosa, resta puntos cada vez que emite opinión sobre algún hecho/personaje de la política mundial dada su evidente posición política derechosa. Con relación a Latinoamérica, se mostró en contra del “populismo” – gobiernos de centro izquierda – al defender el “rechazo a la corrupción” en lo que fue el proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil; al observar un “proceso de recuperación institucional y económico” cuando ganó las elecciones Mauricio Macri en nuestro país; o cuando habló de que los argentinos teníamos una “vocación suicida” ante el triunfo electoral del actual presidente Alberto Fernández.

El leal transmisor de las ideas del imperio norteamericano publicó el domingo un artículo titulado ¿Regreso al Medioevo? en el diario El País – que fue replicado por el periódico peruano La República – en donde culpa y responsabiliza al gobierno popular de China por el coronavirus. Para el Premio Nobel de Literatura, el virus es originario del país oriental – aunque la OMS ya aclaró que no hay certezas respecto de dónde surgió el COVID-19 – y acusó al gobierno de Xi Jinping de ocultar la noticia, silenciar las voces sensatas que habían detectado el virus e impedir que se difundiera la información al mundo, tal “como hacen todas las dictaduras”. Aprovechó para realizar una comparación salvaje con el accidente nuclear de Chernóbil sucedido en la ex URSS en 1986 – en plena Guerra Fría – en donde “sólo se reconoció la aparición de la plaga cuando ésta ya se expandía”.

“¿Lo entenderán de una vez esos insensatos que creen que el ejemplo de China, es decir, el mercado libre con una dictadura política, es un buen modelo para el tercer mundo?”, se preguntó retóricamente el columnista. Y continuó: “lo ocurrido con el coronavirus debería abrir los ojos de los ciegos”. Inmediatamente la Embajada de China en su país natal, Perú, respondió a estas expresiones afirmando que son “inexactas”. “Si el Sr. Vargas Llosa como figura pública no está dispuesto a colaborar (en la lucha contra la epidemia), al menos que no difunda opiniones irresponsables y prejuiciosas que no sirven para nada”, sostuvieron desde la Embajada. Hoy el diario El País publicó una nota en donde asegura que China censuró los libros del autor en su territorio a raíz de sus declaraciones.

Cabe destacar que el escritor no manifestó su opinión cuando otros líderes mundiales – políticamente afines a su pensamiento – negaron la existencia del coronavirus y no tomaron medidas preventivas a tiempo. Por ejemplo, el mandatario estadounidense Donald Trump que, a principios de marzo, dijo “no sentirse preocupado en absoluto” por la expansión del virus pese a que ese mismo día se había confirmado el primer caso en Washington; o su mejor apóstol, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que definió al coronavirus como una “fantasía”, algo que se le volvió bastante real la semana pasada cuando tuvo que hacerse el test luego de que se conociera que un funcionario de su gabinete diera positivo.