“Podemos esperar un dólar entre 45 y 50 pesos”

El economista Roberto Feletti planteó que la opción que tomaría el gobierno para corregir el déficit externo sería la devaluación, ya que el FMI sólo otorgará fondos para pago de deuda. “En este último trimestre, la economía la va a pasar muy mal”.

 miércoles, 26-septiembre-2018

El economista advirtió sobre una posible devaluación en el corto plazo.


Tras la renuncia de Caputo y la asunción de Guido Sandleris al frente del Banco Central, Nicolás Dujovne se quedó con todo el manejo de la economía argentina. A pocas horas del anuncio de un nuevo acuerdo con el FMI, el economista Roberto Feletti sostuvo que “ahora hay un alineamiento completo del equipo económico en consonancia con lo que plantea el FMI”. Detrás de este cambio, hay una condición impuesta por Lagarde y los suyos: “El Fondo lo que va a decir es: ‘cada dólar que yo pongo es para pagar la deuda’. Del resto se debería hacer cargo el gobierno y, como explica Feletti, “eso se corrige con un salto cambiario mayor”. O sea: más devaluación.

El economista opinó que “fumarse 15 mil millones en tres meses y salir a pedir más es un desaguisado” y que buscar corregir el déficit de deuda externa con un ajuste fiscal y monetario “es la paz de los cementerios de la economía real”, la condena a una fuerte plancha. “Algo parecido a eso hizo la Alianza en el 2001”, apuntó Feletti.

Para explicar por qué se genera ese desbalance entre dólares que salen y entran del país, Feletti recordó que “nosotros tontamente abrimos nuestra economía”. Pidió que las exportaciones no tengan plazo indefinido para liquidarse, que se establezca un mecanismo de salida de capitales y ponernos de acuerdo en qué monto se va a admitir para girar afuera por ley.

Feletti advirtió que “si esas cosas no se regulan, la corrección del sector externo va a ser tremendamente dolorosa por vía de una devaluación”. Ese es el plan, por ejemplo, el FMI. En caso de que esto suceda, el economista previó una fuerte suba: “Puede haber un dólar que pegue un salto en torno a entre 45 y 50 pesos. Eso trae un problema para la economía real: sube la tasa de interés (para que los depósitos en pesos no se pasen a dólares) y aumenta la inflación.

“En este último trimestre la economía real la va a pasar muy mal”, concluyó Feletti.