EN VIVO
NADA DEL OTRO
MUNDO
/ de 7 a 9 hs
suscripcion alreves.net.ar

Presidente, puesto menor

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, envió un claro mensaje político de cara a las elecciones de octubre: “Sería una tontería de parte de cualquiera de los candidatos darle la espalda al trabajo que se está haciendo”. El pulmotor del gobierno macrista dejó en claro quién administra la economía argentina.

 Viernes, 12-abril-2019


Una vez Héctor Magnetto, el zar de Clarín, dijo en relación a Menem que el de presidente era un “puesto menor”. La anécdota, relatada por el periodista Chiche Gelblung mientras se discutía la Ley de Medios, cabe para explicar la última definición de Christine Lagarde, la mandamás del FMI que sostiene al gobierno de Mauricio Macri y pretende influir en quien ocupe su lugar si es que el líder de Cambiemos no es reelecto, como marcan hoy todas las encuestas.

Emulando a De la Rúa, Lagarde habló para dar “buenas noticias”, aunque la realidad se empecine en contradecirla: “Ahora que se ha hecho tanto esfuerzo, en un programa en el que la protección social fue siempre una prioridad clave, sería una tontería de parte de cualquiera de los candidatos darle la espalda al trabajo que se está haciendo”.

A pesar de que la francesa reconoció que la inflación va a ser en torno al 30% y que la cifra de desempleo será de dos dígitos este año, defendió las políticas de ajuste que el organismo internacional impuso al gobierno de Cambiemos. “Estamos empezando a ver que el programa realmente funciona” y que “la economía argentina está en un punto en el que va a repuntar”. No es sólo una expresión de deseos, sino un intento de marcar la cancha a los que aspiran a llegar a la Rosada.

Quien salió a contestarle fue Sergio Massa, uno de los aspirantes: “No rediscutir el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional sería un error, porque sólo le prestó plata a la Argentina, no la compró. Argentina es un país soberano y sobre nuestro camino opinamos los argentinos”.

El tigrense reafirmó su intención de competir y buscó diferenciarse del organismo que cosecha un 75% de rechazo en la sociedad argentina: “Vamos a elegir un nuevo gobierno en octubre, a construir una nueva mayoría y vamos a establecer una nueva relación con el FMI mucho más ventajosa para la Argentina y no como está planteada hoy, que es ventajosa para el Fondo”.